Gronmuen (Repost) | Cuento

Gronmuen

(Colaboración mía en el colectivo de Ars Nebulae)

Ars Nebulæ

Érase un duende que se encontraba perdido en una gran ciudad.

Él, Gronmuen, buscaba la paz entre la urbe y su ruido; pero, ¿a quién se le ocurriría vislumbrar su conciliación en la vida dentro de una ciudad? A nadie, absolutamente a nadie, sólo a Gronmuen, que había nacido “un poco mal de la testa”.

Gronmuen buscó y buscó; escudriñó cada mueble humano, registró cada parque, museo, biblioteca, vertiendo basura, libros, hojas de Shakespeare, Carlos Fuentes y Ezra Pound, hasta casas de perros, pero, lo único atractivo que halló fue un disco de vinilo de Prince.

Las melodías de su música…

La voz aguda, pero suave…

El intrépido funk de El Artista de Minneapolis lo dejó extasiado, brincoteando por toda la casa de un abuelo de ochenta años; claro, mientras dormía profundamente éste por medio de poderosas pastillas que lo mantenían escuetamente en su cadáver corporal.

Y llegó “The Most…

Ver la entrada original 214 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s