De políticas: la tuya, la mía, la nuestra | Ensayo | Política

Nosotros no ponemos aranceles, no visitamos a otros presidentes o embajadores, no somos parte de la ONU, no decidimos qué leyes poner o quitar, no damos la cara por la nación en noticias de diplomacia y/o política, como tampoco ponemos o quitamos o impuestos; ni tampoco generamos programas para el sector público.

Tanto como una regeneración judicial, legislativa y de curules ES TAN O MÁS importante que lo que haga cada ciudadano. El extremo escepticismo nos lleva a la confusión y al abandono; el fanatismo nos acorrala entre la ceguera y la violencia. A veces tenemos que tomar decisiones, aún cuando éstas no nos convengan por completo.

Planten la semilla de la duda en todo momento… Y nunca cosecharás respuestas.

Construyan torres de necedad y tiranía, y ésta tarde que temprano caerá sobre sus constructores y mirones.

Decídanse, hagan algo, a veces muérdanse la lengua, equivóquense, apuesten por algo, pero no se queden convencidos en solamente refutar o blindarse los ojos.

A ponerse de acuerdo y sugerir cambios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s