Los dioses contra su existencia | Filosofía

        crisis

  1. f. Mutación considerable en una enfermedad tras la cual se produce un empeoramiento o una mejoría.
  2. Cambio importante en el desarrollo de un proceso que da lugar a una inestabilidad.
  3. Problema, conflicto, situación delicada.

    existencia

    1. f. Acto de existir.
    2. Vida del hombre.
    3. filos. Por oposición a esencia, la realidad concreta de un ente cualquiera.
    4. pl. Mercancías que aún no se han vendido

— WordReference Online Languages Dictionares

 


 

La existencia es la mercancía invaluable que el humano ha cotizado en valores materiales, sin importar de su origen abstracto y ontológico.

De este modo materialista, prestándose un poco del positivismo, el humano ha progresado, trascendiendo de ser un animal cavernarnio a un homo denarios-religiolus, oscilando entre lo etéreo y lo duramente mineral, al gastar sus energías, sueños y palabras, por un buque lleno de dinero, o un poder casi religioso que gobierna y manipula tanto mentes y almas, cegando sus posturas, imponiéndoles nuevas costuras.

Según la ad infinitum crisis existencial humana, pervivir en este oceano de consciencias es ver quién tiene más poder adquisitivo, de igual manera también se busca la trascendencia, ver quién está más cerca del Nirvana o ya tiene un pedazo de paraíso donde podrá discutir sobre Jueces y Levíticos con el profeta Isaías, o el gatekeeper de San Pedro.

¿Será que esa parte animal de dominancia se ha tergiversado en anhelos tan profanos como solamente lo palpable? ¿Por qué millones de soldados razos cometen atrocidades por mandatos de un simple humano que lo más redituable es su capital monetario?

¿Por qué vemos un culo y damos todo por él?

¿Por qué prendemos la tele, activamos el móvil o abrimos la laptop sólo para generar dopamina viendo fotografías de gente exitosa o amigos que cumplen los sueños que nosotros creemos nunca cumplir?

¿Por qué?

Crisis. Crisis existencial. Inestable el alma, la mente ansiosa; por las venas recorren deseos de cura a esa locura inmanente que nos sofoca hasta el aparato de Golgi; ¿dónde está nuestro doctor? ¿Qué pasó con nuestros padres que nos darían un caldo de pollo contra la crisis existencial humana?

¿Por qué nos sentimos tan solos?

Se ha pensado que los humanos más cercanos a ese estado óptimo o idílico existencial llamado felicidad son los monjes budistas, seres extraordinarios que míticamente se generan dos por minuto en las regiones más altas del Tíbet, meditando, castrando su ego, convirtiéndose en castratis de la existencia para cantar a contratenor Soy y olvidar el Yo soy; no hay otro modo, es sólo ser, dejar lo más sojuzgador que es el decir que en nosotros respecta todo, ese Yo que nos hace sentir responsables de hasta la muerte de una pulga, o el mero éxodo de nuestros padres, los dioses olvidados.

Soy.

Y si solamente somos… ¿Qué más somos? ¿Qué pasa con nosotros? A Tierra, tal como llamamos al planeta en el cual sobrevivimos, lo hemos contaminado, mutado y convertido en nuestro meadero de consciencias insatisfechas, aniquilando a otros seres y minerales, para erigir construcciones falocéntricas que llegan hasta el cielo, creyendo que algún día el espacio nos asfixiará para terminar con este mal que hemos acarreado con siniestro placer…

¡Cómo quitar el pronombre Yo de la sintaxis fraseológica de la cual pertence el verbo ser! Somos conscientes de que somos humanos, que podemos hacer y deshacer a nuestro antojo, somos y nosotros somos los causantes de todo este embrollo… ¿Será que podríamos vivir sólo con ser? ¿Viviríamos como pomposos animales silvestres con resquicios de homo sapiens sapiens después de todo?

¿O Mad Max nos salvaría con su demencia aplastando punks postapocalípticos con sus llantas justicieras?

A dónde llegaremos con este vacío… Tendríamos que conquistar literalmente a todo el universo para en verdad darnos cuenta que nosotros siempre hemos sido esos dioses que anhelamos que nos detengan, controlen y —¡misericordia!— nos curen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s