Bombas altruistas* | Cuento

I

Un día Ramiro se cansó de leer tantas noticias tristes.

Se levantó de la silla y sus pies se dirigieron hacia fuera de su casa. Llegó al edificio de un periódico internacional y con sigilo se instaló ilegalmente en el sistema de información. Se dejó llevar entre las teclas del ordenador por las ocho de la mañana hasta la medianoche, sin pausa, y escribió noticias bonitas, maravillosas, alegres y esotéricas. Todas ficcionales.

Por fin, al haber terminado de escribir cuantiosas buenas nuevas, pirateó la base de datos, publicó cada una de las notas que él creó en múltiples redes con cuentas anónimas.

Se sintió altruista y fue feliz.

Al día siguiente el mundo entero se sintió consternado al mirar tantas cosas buenas pasaban por sus vidas. Algo andaba mal. El escepticismo rondó como epidemia y los nihilistas se subieron a anfiteatros para declarar que todo era un vacío y una mentira.

Los profetas resurgieron y dieron malos augurios.

Se erigieron nuevas banderas y empezaron nuevas guerras.

Alguien preguntó aquel día:

-¿Qué pasó con las fotografías de los niños desnutridos y las personas mutiladas?


II

Ramiro dormía tranquilamente cuando una bomba cayó en su tejado.

 


 

*La foto original de la portada fue extraída de la página Nation States Warzone Age of Rage Chapter I

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s