El humano en busca de sentido | Superación Personal

La pérdida de sentido puede ser mortal para nuestro autoestima.

O alma.

Sin ese algoritmo que nos empuja a vivir, sobreviviremos confundidos, hasta que llegue el día en que una bala vuele nuestros sesos o terminemos sollozando nuestros últimos respiros por no haber sabido qué hacer con nuestra existencia.

El sentido opaca al dolor, es aquel Advil que necesitábamos para simular el relajamiento necesario, un enfoque que nos guía paso a paso, sin miedo a tropezar o cambiar de ruta. Nuestros dientes, uñas, vellos púbicos y cartera nos lo piden.

El sentido. El sentido diario. El sentido de tu vida.

No es nada cómodo para el alma cuando tu destino es incierto o difícil, pero si recobras ese sentido, tu espíritu se eleva, el autoestima regresa a ti y te dice “déjate de cosas, esto pasará, y lo otro también”.

¿Crees que ya todo se perdió? Es sencillo pensar así, lo sé muy bien, pero cuánto dolor sentirás… Tus celulas querrán matarse entre sí, o tal vez dormirse y morir de hambre; tus neuronas serán lentas, amodorradas por la falta de amor propio; tus lágrimas se secarán porque el sentido se fue, aunque no porque quiso irse, sino porque lo desterraste de tu ser, del ser tú, parte de todo y parte de ti mismo.

El uno con el todo, todo con el uno.

Preferiría evitar esoterismos inecesarios, sin embargo, es la manera en que poéticamente narro o me comunico, así que no te decepciones o desafores, cada quien cree lo que quiere, sea un dios, idea o sentimiento. Es muy humano. Es humano buscar la verdad, como también es muy humano mentirse.

A veces mentirse ayuda. A veces no.

También es muy humano equivocarse.

Así que, si sientes que la vida se encharca y tus pulmones no pueden respirar más ese aire nauseabundo, piénsalo bien.

PIENSA. PIENSA. PIENSA.

No dejes que solamente tus sentimientos o ideas catastróficas —o irracionales— sometan a tu cuerpo y mente, porque como de seguro te han dicho antes, al pasar los días se te pasará y te reirás de ello. Muy cierto en todos los casos. Todos. Absolutamente todos.

Muy probablemente yo no he sufrido lo que tú sufres, puede que esté lejos de haber sentido tanto pesar como lo haces en tu vida, pero, te aseguro, y te aseguran muchos filósofos e ilustres personas que todo sigue; sufrirás pero a la vez disfrutarás de tu existencia, tu vida, de ti, de tu alrededor. De todo.

Todo pasará, y eso también.

No olvides que tu mente se ligue al sentido de vivir, pensar y disfrutar, porque este será el Prozac principal para que prosigas y, en vez de morir con un lamento, trascenderás con un “Hice lo que pude y me alegro”.

Tanto Jim Carrey y la verdulera del mercado lo saben:  el sentido y la felicidad están en ti mismo. En nadie más.

Chau.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s