El pornarcisismo (o pornarcissism) | Ensayo | Filosofía

narcisismo

  1. m. Admiración excesiva que alguien siente por sí mismo:
    peca de narcisismo,no hace más que preocuparse de su apariencia.

Sinónimos:

  • egolatría, egocentrismo, presunción, vanidad, afectación
    • Antónimos: sencillez, humildad

Si no fuéramos congratulados por otros congéneres de nuestras sociedades, bien podríamos ser una raza extremadamente indivdualista, solitaria, tal como un ermitaño que muere con su barba llena de polvo y hojas marchitas del bosque, o un nigromante que vive en lo alto de una torre y mata con sus hechizos osucros a todo humano que se aproxime a ella.

El humano necesita de la aprobación de otros, si no viviría en una constante misantropía, paulatinamente suicidándose hasta exterminar a la “superior” raza animal antropomórfica. Por eso mismo los albañiles construyen para otros, los arquitectos diseñan para otros, el artista que quiere MUCHO dinero crea para otros, porque precisan de su apoyo, dinero, poder y aceptación. Tanto el hombre y la mujer son animales de sociedad, se conforman en jaurías inmensas que comparten pensamientos, sentimientos y sueños, sea para un bien o mal común, o finalmente individual.

En el otro vemos el reflejo de nosotros mismos, por eso desde el sentido más primitivo los amamos y/o respetamos, queriendo fungir un enlace, perpetuo o efímero, para no sentirnos solos, tristes, olvidados. Queremos auto-amarnos, de este modo necesitamos a un segundo o tercero que lo haga por nosotros. No obstante, el egoísmo puede recaer en dos modos: el sano, que la rige la empatía y el sentido; o el patológico, que sólo se fundamenta del oportunismo, desarrollando ilusiones como falacias para el verdadero propósito de su ser: el tirano que todo lo quiere, sea esto vanal o trascendental, cueste lo que cueste.

De aquí en gran parte viene el narcisismo, el cual podría utilizarse como una herramienta positiva al desarrollo humano en pequeñas cantidades, pero en este caso, el patológico, se exacerba su uso, causando un trastorno de la personalidad gravísimo. La historia de los humanos lo ha sabido narrar requete bien. Un narcisista —egoísta elevado a la potencia quince mil— pervive de la valoración de los demás, con exigencia constante, y hasta tiránica.

Un narcisista puede inducir el suicidio en otras personas sólo para sentirse mejor.

Un narcisista tiene la necesidad de aplastar a otros humanos, de esta manera conseguirá mejores plazas en el trabajo u oficio en el que se desenvuelva, lo cual es perfecto para artistas o para los grandes inversionistas que Donald Trump, et al, han educado con su arrogancia literaria.

Un narcisista es el enemigo espiritual del género humano, porque si nos basamos en que el peor enemigo de la humanidad es el mismo humano, los narcisistas son los líderes en potencia para los ejércitos de personalidades destructoras, chupasangres de nuestras sociedades, soberbios vampiros que absorberán hasta la última gota, incluso la de ellos, sólo para obtener placer vanal en vez de ansiedad hasta el último momento de su existencia.

Y como en una pintura, el narcisismo se encuentra disperso entre matices y niveles, algunos más dañinos o complejos que otros. Ahora que en el planeta Tierra somos más humanos que ratas, esta situación se ha propagado como un virus, tanto que es el pan de cada día de las redes sociales, la transmedia y la “alta farándula universal”, donde, en la última, Justien Bieber es uno de sus sumo sacerdotes, sea para aclarar a qué me refiero con esta instituciones de “seres perfectos”.


 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Miren nomás un par de sus publicaciones… ¡Él con tan sólo enseñar lo que come tiene más Me gusta que las fotos de tu premio nobel! Y esto pasa hasta con la gente común y corriente, esa que convive en alguno de tus círculos sociales, esa que con tan sólo ser populares, carismáticos y/o bellos, muy importante en la cualidad postrera, tendrán sus decenas de likes, como si les dijéramos “Hey, sigue subiendo más cosas tuyas, las necesito; eres un primor!”.

Screenshot_5
… Ojalá que esos Me gusta se convirtieran en amor y poder para mejorar a nuestra existencia, o aunque sea un cuarto de ellos lo hagan. Sí.

¡Y este cabrón tiene más Me gusta que tu madre, la que te parió con mucho amor! O que cualquier verdadero altruista, sea este conocido o desconocido, que es capaz de dar su vida para mejorarse a sí mismo y a la vez ayudar a mejorar a los demás.

Espera: ¿ya te sientes mejor persona viendo los pectorales de Justin? ¿Aprendiste algo nuevo hoy?

Bueno.


En vez de buscar el sentido de las cosas, los narcisistas minan su realidad para reemplazar el sentido por placeres efímeros, fatua energía con las que sus almas se alimentan, y nosotros con gusto les damos la ambrosía que necesitan, sea con un maldito like o un share o un “Qué haters, déjenlos en paz y pónganse a trabajar”.


Screenshot_3
Su amada Kimy, exhibiendo sus hiperbólicas curvas. Por cierto, creo que al espejo le falta una lavadita, Kimy.
Screenshot_4
Para el público mexicano y latinoamericano, aquí está Belinda, la diva de la infancia de los millenials, también enseñando curvas, pero más sobrias, aunque no por eso son totalmente naturales.  Por cierto: además de ser más bella que tú o yo, ella ha expuesto en varios vídeos sus filantrópicas actividades, sudando la gota gorda para rescatar a mexicanos en los últimos temblores que sufrió la Ciudad de Méxicanos, rescatando a—, bueno, quién sabe a cuántos, pero de perdida apoya a la izquierda política, por ello perdió muchos likes, pero gano muchos más. Muy astuta.
Screenshot_7
ZOOM: Este es el número de likes de la mayor de las Kardashian, las mujeres más naturales en la comunidad sintética.
Screenshot_6
ZOOM: Mientras tanto, en el tercer mundo, una sobria cantidad de miles de likes es bastante buena, pero siempre se requieren más y más.

Optamos por “vivir en paz” o vivir módicamente, cuando deberíamos de exigir calidad humana, artísitca, profesional, política, económica, diplomática, y un largo etcétera de virtudes y no vicios. Los narcicistas saben que somos agachones o flojos, por eso, con base en su elevada inteligencia manipulativa, se aprovechan de la situación, sacan sus billones de dólares o construyen mansiones en playas de Cancún, Orange County o un bello y alejado lugar en el Lejano Oriente.

En cambio, dentro del mundo de los mortales, ahí entre los círculos de oficinistas, los que son usualmente llamados como “Godinez”, los narcisistas también son reyes del reino laboral de la clase media a media alta, perfectos líderes de la autocracia sindical, y harán lo posible por flagelar tu autoestima para quitarte la oportunidad en que tú seas el jefe, para al final de cuentas, sin vistas de bonitas conclusiones narrativas de Televisa o Hollywood, ellos serán victoriosos y tú su subordinado.

Y dejamos a un lado las cosas diciendo “Nah, el tiempo hará justicia”, luego nos devolvemos al teclado y lo empapamos con nuestras lágrimas y sangre de nuestras uñas.

Ni modo. Así es la vida.

Qué más da.

El karma les caerá algún día.

O puede que no.

Chale.

Pero con el pornarcisismo, o pornarcissism, los narcisistas no son los principales individuos activos en esta labor, no, ellos son el objeto a admirar, volviéndose en una escultura que cuenta una historia de romance empapada de tragedia con supuesta mucho mejor calidad que las leyendas de Orfeo, Aquiles, Edipo, Moisés, Robert Kennedy, Martin Luther King, Malcom X, activistas indígenas, africanos, latinos, asiáticos, caucásicos, y demás. Los principales propagadores de este constructo cultural somos nosotros, sus receptores y consumidores, los que les damos la suficiente atención, los que demandamos ver más bíceps, pechos voluminosos, caras bellas llenas de maquillaje que cubren poros, piel, cicatrices, llagas, carne y barros; queremos apreciar su éxito en la vida, alienándonos de las nuetras; DESEAMOS sus vidas, sus yates, mansiones, mujeres, hombres, grandes atributos físicos o pseudo-intelectuales; y a lo último nos invalidamos con un like share, dejando que nuestros sueños sean póstumos, es decir, que nunca se cumplan.

Como también creemos que la felicidad es lo que otros tienen, por eso seguimos a páginas de gente exitosa que puede aportar poco o nada de sabiduría para alcanzar su felicidad, aunque no precisamente la tuya, la que en verdad necesitas.

En Corea del Sur, Japón y China existen los idols; en el occidente están las estrellas que entran o colindan con Hollywood o televisoras nacionales que sólo rinden tributo al entretenimiento, a coste de tu idiotización, o literalmente tu sangre o la sangre de tus seres queridos.

Y en África y el mundo árabe sus reyes, califas, zátrapas (…). O el hambre.

El pornarcisismo es lo que nos da sentido, o mejor dicho, es el que reemplaza al sentido de la vida, para así aminorar la ansiedad, la angustia y los esfuerzos de encontrarse a sí mismo, o el sólo disfrutar de la vida tocando la tierra, disfrutando de sus aguas, cantándole a las plantas, respirando el aire, o incluso pasar el rato con familia y demás gente que aprecias en esta existencia.

Dentro de lo sencillo se puede encontrar lo complejo, y en lo complejo muchas veces necesitas lo sencillo para curar todo mal.

Por eso existe el dicho “Pon los pies sobre la tierra”, axiomático, casi irrebatible. Pero, si no piensas en la tierra, piensa en la vida misma, el sentido común, esa melodía tan racional, que está tan enamorada de nuestra conciencia, la cual haría todo por hacerte feliz a ti y a tu sociedad.

Creemos que la perfección en la vida es tener, verse bien y saberse exponer bien, en vez de hacer, pensardar y darse amor, importancia a la vida misma,  el placer junto al entendimiento… Y realmente trascender de la mano de la tierra, de otro ser vivo, y de otro humano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s