El cielo que tanto grita | Poema

El cielo que tanto grita sus penas,
se acalló con un astro brillante
que ningún cavernario pudo comprender
cómo todo terminó después de infinitud de siglos con algo tan grande,
luminoso y cálido.
Ahí, meramente en esos ojos brillantes,
mentes embólicas y almas cautivadas,
fue donde el humano descubrió a Dios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s