Desfeudado | Poema

Las olas parten con tu mirada;
vuelven, sin ti,
mientras nado
como rey de un fortuito mar,
entre conchas e hipocampos,
palpando otra piel,
no tuya;
no mía;
y lloro entre rezos
y gemidos
exhudando mi ansiedad,
invocando tu espectro
sin alma,
porque de ti
ya no saborearé nada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s