A mis padres

Va a haber un día en que ya no pueda abrazarte,
padre;
va a haber un día en que ya no pueda besarte,
madre;
va a haber un día en que no pueda decirles “te amo”
y que me escuchen;
va a haber un día en que no pueda contener las lágrimas
por su inagotable memoria.

Tengo un deseo entrañable en que las vejaciones del tiempo se detuviera
para ustedes;
o que pudiera guardar recuerdos en una caja, luego abrirla
y que ustedes salgan de ahí para abrazarme, a mí y a toda
la familia que han formado.

Prefiero un destierro a que me obliguen a olvidarlos.

¡No sé qué haré cuando mueran, que querré desenterrarlos,
querré amordazarlos entre mis brazos y gritarles “No se vayan”!
A sus cuerpos, ya en media descomposición,
tendré que aceptar su destino en formar parte de la tierra…

No sé qué haré cuando se vayan a un camino que nadie conoce,
pero a mi me interesará descubrirlo junto a ustedes,
porque,
con profundo dolor,
querré ir a visitarlos,
besarlos y no dejarlos ir por siglos.

No, no sé de qué sirve la muerte, aunque,
a veces,
lo mismo pienso de la vida;
la única manera de combatir al óbito de un ser querido,
es su cálido recuerdo, que,
a veces,
nos mantiene cuerdos.

2 Replies to “A mis padres”

  1. Qué hermosa meditación sobre los Papás, así es mijo,ya no hay vuelta a la hoja te das cuenta que estás bdespierta y no fue una pesadilla más,la vida nos enseña mucho pero la muerte más te amo tanto ….

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s