Ocio | Cuento

La revelación llegó cuando abrió su cabeza y revisó la enciclopedia que había dentro de ella; las runas volaban remolineando por aquel papel rancio olor a nuez; los dinosaurios y centauros brincaban y se aniquilaban entre sí; pero cuando recordó que la vida no era tan vaga, cerró el libro, dejando un olor a ceniza junto con el color grisáceo de la neblina y, abyecto y diabólico, el rescoldo se avivó por aquel demonio que se hospedaba en su interior.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s