Buzón insurgente | Cuento | Monólogo

Qué simpleza en la que me metiste: me pediste que hiciera un cañón, te lo hice; me pediste que te buscara pólvora y formar a un montón de haraganes, te lo hice también; ahora, ¿quieres que vaya contigo hacia a una cruenta revolución con tus grandilocuentes palabras? Bueno, creo que es el momento perfecto para quitarme los miedos del pasado y morir, al menos, por una excelente causa: la de un cura con el profano afán de alzar el estandarte de nuestra señora virgen de Guadalupe, junto a una chusma enardecida, matan realistas partidarios de la virgen Milagrosa; ¿pa’ dónde vamos, pues? Yo no quiero cuestionarte siempre, pero de perdida prométeme que no moriremos en vano mis hijos y yo…

*

Yo sé que dices que ataquemos en cuanto antes; espera, no lo hiciste, ¿verdad? ¡Pues claro! Un montón de indios matando al primer objeto blanquecino que vean entre la noche, no importando si es un camarada que le cayó [risa contenida] harina para cocinar por algún pastelero o chamán; pero qué se le puede hacer, ¿no? ¡Preparen el cañón! Yo conózcolo bien; ¡háganse pa’llá endemoniados huarachudos! Aquí va el capitán; ¡no, yo no fui el que dio la orden! Dígale al cura ese que bien se merece una tunda por ser tan «curita» y no el «generalísimo» al que tanto aclaman.

[murmullos]

[en voz baja] No jodas… Lo voy a terminar coronando a ese cura.

**

Comprendo que no es sólo tu poder, si no el del pueblo entero; también comprendo que no todos son unos asesinos, carniceros de gachupines y de algún otro criollo. Sabes, la situación puede mejorar un poco; sí, sé que fui muy grosero de mi parte, incluso altanero, todo el tiempo estuve nervioso; ¡qué más quieres!

No tengas miedo, si ves que… ¿Cómo que mataron a tantos?

***

Te voy a comentar algo: ya que veo que tu cara no hace más que palidecer cada día; hemos cometido muchos errores; sí, me incluyo yo, ¿qué no recuerdas que pude haber salvado a Alvarito? Pues, así es, «hubiera», hubiera podido salvarlo, hubiera… ¡El maldito «hubiera» carcome mis uñas y pelos, que me faltan muchos para desgañitarse, joder!

Hay un dicho que escuché de antaño: “En la guerra se todo se vale” o “Se vale todo”, como sea, pasa como pasa, tenemos que afrontarlo, mi generalísimo Miguel [solloza]…

****

Si a alguien le dedicaría mi vida, aún cuando fuera todo infierno alrededor de esa persona, es a ti, Miguel; fuiste buen cura, mas no general… ni hablar, ¡salud!

FADE OUT.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s