Fábula intestinal | Cuento

Varios órganos vitales de un anarcopunk se rebelaron contra su posesor, cambiando sus funciones por otras inadecuadas: el hígado solo procesaba alcohol; los riñones digieren las legumbres; los pulmones filtraban los líquidos y otros residuos, pero claro que terminaron con un «glú glú»; el corazón quiso ser cerebro y el cerebro, corazón; y el páncreas no encontró qué hacer, y se hinchó; pero, el muy astuto anarcopunk, antes de esto empeorara, se tragó una botella plástico con sulfuro, ácido de algún tipo, y a lo último lanzó un cerillo hacia lo alto y cayó directo a su esófago, el cual se creía el alma de todo su ser.

Fin de la rebelión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s