La cornamenta de un héroe | Cuento

El caballero del peto de oro pone una de sus palmas en su frente. Suenan unos tristes «blips» de su mensajero remoto.

—Duré diez días para encontrarte, murieron «todos» mis compañeros, y ahora me dices que estás enamorada del villano.

La bella princesa se muerde los labios hasta sangrarlos. Sus ojos, furias.

—¡¿Villano?! ¡Si no me perdí! Fue por voluntad. Tú y tu síndrome de héroe de romanceros…

Saca la pistola y suenan dos explosiones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s