La eterna nopalera | Cuento

Estaba en la nopalera cubriéndome del sol; fumaba marihuana mística cuando miles de sombrerudos pasaron como colmena por la polvorosa vereda. Cada día era una desbandada nueva y me quedaba con menos marihuana; cada día bautizaban a bandidos y matones como generales; cada día menos parientes yo tenía. Y pues qué más da, la vida viene y se va: ya llevo muchos años por acá en la misma nopalera, cambié mis huaraches por tenis nike; y que siempre despierto y veo al mismo matón, ahora como dinosaurio en su trono tricolor, pero eso sí, con diferente peinado y más chulo.

Sí que sí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s