Réquiem | Cuento | Política (Drama)

I

El sargento Ruiz no sabía que la sangre que goteaba de sus manos eran de estudiante. Sus ojos no podían sorber la escena. Pero lo hecho, hecho está. Mandó a los cabos que enterraran los cuerpos y exigió severamente un silencio imperturbable.

Deslizó una mano sobre su cara y coloreó de un líquido carmesí a sus comisuras, aparentando una pintura de guerra. O la cara de un desquiciado.

Caminó hacia el río y orinó. Endulzó su miembro también de sangre juvenil.

El silencio.

El silencio lo agitaba.

Pidió silencio y el silencio lo agitó.

Los disparos, los gritos, las súplicas, creyó acostumbrarse a todo ello.

Tomó su Desert Eagle y la restregó en su frente. Lágrimas rosas caen de sus órbitas.

Ruiz aprieta los dientes, pero no el gatillo.

Baja el arma y dispara. No siente la horrible herida de lo que era su pie derecho. Los cabos se acercan; unos con manchas de sangre, lodo; otros asustados, otros riendo. La espalda del sargento Ruiz se expande y comprime. Expande y comprime. Expande y comprime.

Da una vuelta cojeando y mira sus soldados.

Los que reían ya no ríen, mientras los que estaban asustados ahora están más asustados.

Ruiz apunta.

Disparo.

Disparo.

Disparo.

Disparo.

II

Disparo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s