Una de tantas batallas | Cuento (Fantasía)

Estaban a tres pasos de llegar contra su adversario; pero cada uno vuela lejos, muy lejos, chorreando sangre, pedazos de bronce, y algunas lágrimas. El más pálido de los tres queda inconsciente.

No obstante, el muchacho de la armadura rosada, suelta sus últimos suspiros antes de caer en coma:

—Tú puedes, Seiya… —con un lánguido gemido pierde el conocimiento y sueña con el regreso de su hermano.

Y con eso fue suficiente para, después de más litros de sangre derramados, ganaran la batalla contra el villano de su historia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s