Canto de niño | Poema

Construíamos castillos juntos,
éramos unos niños nos divertíamos con gusto;
sin embargo, a este punto
no hallo remedio para este disgusto.

los mares nos esperan,
las lluvias no nos mojan,
los buenos momentos eternamente se esmeran,
y sin nuestros pic-nics los árboles se deshojan.

Yo te dije:
—Viviremos juntos y felices,
así como colibríes, como siempre dices;
cantaremos enfrente de códices,
nuestros antepasados piarán como codornices […].

¡Qué extraño dolor sentí,
al saber que todo perdí!
Ahora creo buques de guerra,
aviones bombarderos que con mis penas construí…

Me enojo;
me encierro;
me encuentro solo y loco,
vacuo y tonto.

Podríamos haber jugado a «las encantadas»;
osaríamos bailar enfrente de la luna;
lograríamos casarnos, y,
algún día, sí, tener hijos.

Yo que cantaba, construía…
Yo que bailaba, gozaba…
Yo que soñaba y sonreía…
Yo que lloraba…  Yo que jugaba…

Todo por ti;
pero ahora sin ti,
mis alas volarán por otros horizontes
y mis piernas por otros montes.

…Y mi corazón, por otros corazones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s