Cruzando el Atlántico de la paranoia | Poema

Dos semáforos bermejos
hipnotizan mi voluntad.

Mis delgadas manos,
verdeadas,
estrangulan el volante.

Mis labios se aprietan entre sí.

No sé si cruzar al otro lado de
la calle tenga mejor significado
que el de la gallina…

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s