Divina inocencia | Cuento (Fantástico)

Este día a Dios se le olvidó tomar sus antidepresivos.

Y ahora no los encuentra.

Busca entre sus barbas, debajo de sus sandalias, a los lados y atrás de su trono, pero lo más seguro es que se le hayan caído en alguna parte lejana del Cosmos, o algún angelito pícaro se las tomó, ya que él no es el único con el padecimiento de la divina depresión crónica.

Su frente se empapa de auto-misericordia, pero no quiere limpiarse aquel divino sudor, sino postrarse y recordar por qué todo había salido mal.

De ahí salió su nuevo aforismo:

—Si has de evitar el enfrentamiento de un problema con chupar una paleta, más bien algún día te atragantarás de ella.

Y un querubín aparece de la nada con un largo pergamino dorado, apuntando palabra por palabra, lo que el Señor había dicho; luego éste desaparece con un chasquido.

Dios no quiso levantarse, siente un gran peso en su celestial espalda; pero no, no era el Espíritu Santo, que en ese momento se encuentra iluminando la mente de algún mártir o santo; no se trata tampoco de la conspicua Divina Providencia, la cual todo su tiempo lo aquejaba con preguntas y disidencias, que, poco a poco, lo han convertido en el anciano ser que es.

 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s