El portaplumas mágico | Cuento (Breve: Fantástico)

Supuestamente hubo un portaplumas mágico que siempre te abastecía de bellas plumas, ahora bolígrafos de tinta fina.

Y supuestamente, en el transcurso de ser portada por una docena de mortales más, llegó  a las manos de un escritor con «TOC» —trastorno obsesivo-compulsivo— y éste no dejaría de escribir en su cuaderno de notas hasta que se le acabara la tinta de todos sus bolígrafos. Para su extraña suerte, anticipada para el lector, fue que tal escritor murió escribiendo, sin parar, hasta que la tinta negra fue sangre, cuyas últimas palabras fueron “¡El horror, el horror!”.

De ahí, en vez de ser solamente catalogada como «mágica», aquel indestructible portaplumas le añadieron la cualidad de «maldito».

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s