El último ludibrio | Cuento (Fantástico/Terror)

Charles creía contener su poder secreto.

Pero llegó el día en que Jobson se pasó de la raya y lo humilló frente a toda la escuela. Muy mal por Jobson. Muy mal.

Primero las luces tintinearon; luego la cocinera salió en llamas de la cocina; el profesor de historia escapó del baño porque extraños seres le comieron un testículo; y el último fue el director, que irrumpió en el comedor advirtiendo sobre una marea de bestias-murciélago que se atiborraban como marea infernal en el cielo.

Y Charles sonrió.

Jobson también, pero como idiota, con el cráneo partido.

Charles, legítimo príncipe de las tinieblas, aceptando la materia obscura que todo lo absorbe, ahora reinará en el terreno de los mortales, hasta que nada quede, y de la nada surja otro tipo de vida más acorde al mundo tenebroso de la oscuridad.

Ese fue el último ludibrio de Charles.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s