El rebuscadero | Poema

Tanto falso y tanto verdadero;
¡Vamos! Vamos al rebuscadero,
donde las plantas crecen y los árboles mueren;
donde los astros brillan y la personalidad dicta.

Ahí, donde todo es brillantemente pantanoso.

Ahí, donde las rosas serán rosas en tu verdad,
pues las rosas son rojas.

O mejor, andémonos al gastadero,
capitalistas somos, capitalistas nos hacen,
porque somos ganado para el ganadero.
La verdad es que el hombre muere,
no por un Dios, sino por el mismo hombre muere.

Y gastando preferimos la incómoda comodidad
que la esperanza;
y rebuscándolo todo con años de irrelevancias
le damos diversión al menos acreedor.

Oh, esta politiquería.
Sí, la filosofía de un demagogo pelón me da igual,
pero sentirme bien: ah, qué sospecha.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s