Guitarra atonal | Poema

Quise taciturno tocar mi guitarra
en medio del desierto,
pero las notas musicales
que emitían estas cuerdas
oxidadas y atonales,
reprodujeron tus suspiros y gemidos.

Por eso, sólo por eso,
abrí mi petaca y absorbí
llantos y centellas
para convertirlos
en alegres cantos y cien estrellas.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s