Onírico y furtivo conductor romántico | Poema

Te has puesto en medio de mi camino
ciervo blannco
y desaceleré para admirarte,
posar mis pensamientos en ti.

Lloré, lloré toda la noche
ahí
en la acotación de la autopista,
pero cuando volví a mirarte,
de ti ni pista.

Por eso cuando viajo,
prefiero encender el estéreo
a todo volumen.

Por eso no escucho
Canciones tristes.

Aunque, bueno…

Todo me recuerda a ti.

Intentar no mata, ¿no?

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s