Como Sísifo, como Prometeo | Poema

Las graves olas de tus manos
amordazaron con tierra y uña mis piernas
para volverme tu prisionero
saboreando serenamente tu fragancia perpetua
que ahora son mi ataúd mientras me devoran
tus parasitarios recuerdos que mantienen
dopada mi mente y frustrada a mi suerte.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s