La estatua | Poema

Yo sé que me ve.

Me mira.

Me sigue con su mirada furibunda.

Me grita cada vez que doy un paso.

Me observa…

Yo la detengo con todo mi cuerpo,
pero no me deja en paz.

En paz.

Me rastrea,
me caza,
me acorrala…

Ella,
me acobarda.

Quiero romperle la cara,
pero es dura y fragil a la vez;
podría cortarme;
podría romperme un hueso;
podría infectar mi sangre,
mis venas,
mis células y átomos,
mis pensamientos;
podría incluso indignarme…

Aunque,
cuando mi consciencia se relaja,
quiero besarla.

Besarla.

No; no.

No la beso.

No.

Me acerco
y muestra sus dolientes grandes dientes,
blancos dientes,
que me apuntan como tridentes.

Y me alejo.

Me quedo perplejo,
cuando la oscuridad la cubre,
cuando ese manto de seda negra la acoraza,
y, sólo veo sus cuencas,
su sonrisa,
y, se parece a la mía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s