La historia de mis puñetas tristes (NO APTO PARA LECTORES SENSIBLES; aunque, bueno, no es para tanto…) | Poema

Entusiasmado,
vi porno aquella noche.

Luego, vi porno
después de aquella noche.

Después y después de esa noche;
y de nueva cuenta vi porno;
gemidos, gritos, sudor y éxtasis;
una y otra vez;
y otra vez:
vi porno después de aquellas noches…

… pero ni los intérpretes en la pantalla,
ni el gasto de energía, espíritu, emociones,
despreciado tiempo, fatigas, sueños pospuestos,
me hicieron olvidar tus reproches
y mi falta de hombría.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s