Cita Ineludible by Diana González

masticadoresArgentina

950b50c5dcb0cb9ed812227490330720

Este relato saldrá publicado Habitación 64 (obra colectiva que participan varios autores)

Aleia miró por la ventana, reconoció aquel resplandor extraño en las nubes bajas. Bajó los visillos y con alta voz de mando dijo:

— ¡Alewives! Prepara la habitación sesenta y cuatro. Alguien vendrá y ella lo está esperando.

La muchacha, atenta y servicial cogió un par de sábanas blancas de hilo de algodón, y a toda prisa subió los sesenta y cuatro escalones que la separaban de la suite más lujosa de aquella casa de huéspedes.

Aleia decidió que sería una mujer joven y bella de largos cabellos negros y rasgos orientales quien recibiría al que vendría.

Cuando el cielo brillaba de nubes, siempre llegaba alguien especial.

Alonso estaba en el comedor de su casa, afuera una llovizna pertinaz no cesaba. De momento lúcido, escribió:

«Saldré a por algunas vituallas, no me esperen para cenar.»

Sonreía al escribirla…

Ver la entrada original 1,312 palabras más

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s