Rico, suave, o la oda a Gerardo Mejía | Poema

Seguí el camino espumoso de aquella ola,
que a veces se iba,
que a veces regresaba;
pero a los años me encontré
en un mundo de cielo y suelo azul,
grité “¡Hola!”
y tú
ni para-bola.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s