Frente al computador | Poema

El adorno que llevaba por corona
me ha caído como una ladrona;
me quita el alma,
me quita el alba;
me roba el sueño,
durmiendo con los ojos abiertos,
por costumbre abiertos;
mis anchas caderas obstruyen
la anchura de mi trono;
mis venas azules se encogen,
como mis yemas pierden su identificación;
¿qué has hecho, objeto púrpura con
opaco dorado?

Me recargo en el brazo de mi trono
de piel y algodón,
y pienso en mil momentos muertos
y otros que no existieron;
me recargo porque
la modorra cansa más que el trabajo;
así, pues, me recargo para cambiar
la rutina, cambiar el día…

Ahora,
aplaudan al rey
de los mil arrepentimientos,
del reinado de la irrelevancia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s