Gore, surrealista y sin sentido | Poema

El asfalto se adelgaza
mientras el hule de mis neumáticos
se incendian macrométricamente
con los tiempos que he dejado
que son asesinos de mi alma ajada.

Yo no sé si los kilómetros son años,
o los años, kilómetros,
pero, aquel gavilán con tu cara
que se estrelló contra mi ventana,
me hizo llorar sangre cuajada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s