Húmedos | Poema

Me encuentro ante una sonrisa
que me recuerda aquel verano y su brisa,
llena el corazón con una risa,
así que su espíritu se eriza.

Yo que no buscaba tanta dulzura en esta fruta mordaz,
hallé un gusto dulce y algo más;
refinamiento, vida y belleza y algo más:
amor, juego, pasión y caricia, y mucho más.

¿Por qué me has visto?
Me has perforado y la sangre que emana,
es el brebaje de felicidad y excitación continua;
ahora te digo que tu cara brilla.

Loco por ver más de ti,
alcé mi maño y toqué tu bella piel.
Sí que fue bello lo que sentí,
porque como tu boca, mis manos saborearon miel etérea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s