In similitudinem lapidis | Poema

Quise encontrarle sentido
a la teoría del amor,
pero desperté
excavando una tumba
de podredumbre;
y mientras hería a la tierra,
pudiste ver cómo
mis lágrimas se confundían
con los chorros de sangre
que mis manos
amasaban.

Me he vuelto loco,
desquiciado,
amargado,
una estatua de cementerio,
gárgola del mal tiempo,
llena de restos de ave,
esperando que el tiempo
todo lo curara;
y me viste,
y me ignoraste.
No, no me lloraste.

Quiero salir
de estas raíces
de la pena,
disminuir mi condena,
así donde yo y el mundo
podamos vivir con la boca llena.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s