Undécimo amor | Poema

En el rastrojo de mi voluntad
encuentro un dolor tan intenso,
que no quiero salir de este
pensamiento,
y así enclaustrarme hasta quedarme
sin aliento.

Veo al viento,
al viento tocar mis mejillas,
ajadas por el desaliento,
consumidas por el tiempo
que grita “¡Tic tac, tic tac!”,
que me aúlla, me abraza,
me acongoja, pero a veces,
Sólo a veces…
me reconforta.

Quisiera que una hoja caiga en mi cabeza
y una lágrima de la lluvia recorra mi cara,
para sentirme… sentirme…
sentir…

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s