Paroxismo creativo | Cuento (Fantasía)

Dieciséis todo lo vio bien.

Nada salió como su lejano compañero, Cuarenta, le había vaticinado. De todos los creadores, Dieciséis podría llegar  y, orgulloso, decir que lo suyo está cerca de la perfección. Nadie se lo podrá debatir, que lo bello en lo que hizo es notorio, sin  igual.

Algo en él creció. Se sentía como felicidad.

Viajó como bien se le permitía, entre astros y aspiraciones, miró las estructuras de otras creaciones, con benevolencia les dio sigilosos retoques, para que sus compañeros no se percataran de su osadía altruista. La felicidad, aumenta. Una armonía extraña, perdida y enquistada en su núcleo, lo más vibrante de su ser.

Así, por incontables eternidades, se tiró a la deriva de la Existencia, sin saber que realmente se adentraba cada vez más a la Materia Oscura, allá donde otros de su clase, los menos magnánimos, perviven en un radicalismo que nadie ha podido rebatir. Mientras tanto, aquello interior… cambió, y de penumbras se nutrió.

Por otro lado, entretanto, el alboroto de la corte y su ayuntamiento, pelearon por un nuevo arquitecto, que el suyo se fue, el tal Dieciséis, en una empecinada aventura que nomás a él le pareció espléndida; ¡qué ocurrencia! Dejando a un lado a su subalternos, que ya ni de los divinos números se servían, por eso sintieron tal agonía, que tuvieron que erigir a un nuevo arquitecto, falso, pero conveniente según sus necesidades.

Lo demás, lo perteneciente a la creación, tuvo que creer a través del maná, o la psique, que seguían resguardados por un arquitecto, y que éste pronto vendrá a visitarlos, para juzgar a justos y pecadores, sin distinción de raza o género. Sin embargo, por el grave descuido que ya ha sido narrado, otros seres, con distintas intenciones, poco a poco se han infiltrado en este y otras creaciones, así como sus planes gemelos cercanos y distantes, para desarrollar nuevos mundos, con nuevas intenciones… o dejarlo todo en penumbras, hasta que un nuevo Señor de Todas las Cosas, vuelve a dar luz a la materia, y que esto se vuelva a repetir, una y otra, y otra vez.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s