Éxodo | Poema

Lechones que corren
del exterminio de una mano dura
de dios demente,
adicto a la sangre y desesperanza,
se remoja de sangre, absorbiendo
víctimas de sus salmos oscuros.

Los gritos de seres queridos
quedan atrás.

Allá, lejos,
ahora en otras tierras,
de verdes pastos,
ríos incólumes,
cantando a dioses naturales,
los lechones encuentran
la paz que sus padres
contaron como leyendas.

Al horizonte,
pintado de nubes sanguinolentas,
se asoma su pasado
bíblico,
esperando su regreso
para dar el último respiro,
y clamar piedad
a una divinidad que ya hace mucho
perdió amor al amor, a lo vivo.

*Imágenes sustraídas y modificadas de:

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s