Houston, fueron falsas señales | Poema

Que no se te vuelen los estribos,
que mi sonrisa no adoquina romances,
sino fatuas amistades
y otras ordinarias sandeces;
que de bien para mal,
acá estoy para respetarte,
pero,
aunque una estrella muera en el firmamento,
no desearé adorarte.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s