Caverna peligrosa | Cuento (Erótico, Masticadores Eros)

Todavía estamos en pre-venta con Masticando el deseo; ¡hagan sus pedidos! 😀

MasticadoresEros

Tomada de Pinterest.

Por: Diego A. Moreno Abril

Esta vez fue diferente, porque me lo pediste.
Y lo recuerdo muy bien.

Estabas esperando, abierta, sujetando las piernas hacia tu abdomen, invitándome con los ojos, con aquellos labios de luna, entreabiertos.

Ojos, ojos negros.
Yo sujetaba mi pene, frotándolo, esparciendo aquel líquido aceitoso, con sonidos de espasmos aéreos. Oh, me convocabas. Oh, mi erección invocabas. Dolía de lo cachondo que me tenías. Lo prohibido, lo profano; eso que era pecado para versos y salmos de ciertas escrituras sagradas. Sí, fue justo y necesario hacerlo.

Y lo hice.
Entré por el otro lado, más compacto, rugoso, indómito para las almas poco creativas…; pero el placer de lo proscrito, su bendito pecado… Poco a poco, asediando a la caverna peligrosa, gemías de dolor y placer, empecinados en un masoquismo excelso, riquísimo, aunque extraño para las sensaciones eróticas, sin embargo, más agudo, riesgoso…

Ver la entrada original 88 palabras más

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s