Silentes | Poema

Ese canto silente
de miradas concupiscentes,
viéndose el uno al otro
deseos fortuitos
con copas de vino a la mano,
amigos que malos chistes cuentan,
mientras gestión lasciva queda en mute;
diez días,
diez años,
las mismas miradas,
ahora de otros acompañadas,
se supieron amadas,
pero ahora son triste
historia acabada.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s