Limbo | Amistades Literarias (Edgardo Villarreal), Cuento (Fantasía, Terror), Tenebris Ficta

Tenebris Ficta

La niebla estaba muy espesa, no podía ver más allá del espacio inmediato a él; al frente, atrás, a los lados, todo era de un blanco lechoso. No entendía qué hacía ahí, recordaba haber estado leyendo en su sillón favorito y de pronto escuchar una melodía apenas perceptible; después sintió algo muy extraño, un desprendimiento: se elevó y mientras flotaba vio que aún se encontraba en el sillón aferrado al libro. Se observó casi sin reconocerse, nunca antes se había percibido de esa manera, como dos entidades completamente diferentes, desasociadas; una real y la otra un mero contenedor. Al elevarse se vio envuelto en un remolino, un caos de energía… Y se perdió para después encontrarse en… No lo sabía.

¿Cuánto llevaba en este «aquí»? ¿Minutos?, ¿horas?

No sabía qué hacer. La desesperación lo agobiaba, y también el temor de estar perdido en ningún lugar. Decidió caminar, quizá llegaría a…

Ver la entrada original 1,302 palabras más

Bésame | Amistades Literarias (Edgardo Villarreal)

Algún lugar en la imaginación

Quisiera saber si te gustan mis labios,
si al mirarlos deseas que rocen los tuyos,
acercarte poquito a poquito 
y sentir el cosquilleo de esos dulces instantes.
Después…
Besarnos con vehemencia,
nuestras lenguas danzando al compás 
de húmedos sonidos, la ansiedad de acariciarnos
consumiéndonos.
Yo lo necesito,
sentirte muy juntito a mí, apretarte
entre mis brazos
y cerrar mis ojos sin que nada más importe.
Deseo tus hermosos labios, 
siempre lo he hecho,
pero constantemente me evaden
dejándome con un lastimero suspiro.

Ver la entrada original

El despertar | Amistades Literarias (Edgardo Villarreal)

Algún lugar en la imaginación

El hombre emergió de la cueva, sus ojos estaban tan acostumbrados a la oscuridad que tuvo que agachar la mirada por varios minutos para mitigar el punzante brillo del sol. Volvió la vista al frente, todo lo que vio lo dejó sin aliento: frente a él y hasta el horizonte se extendía un enorme prado tan verde como una esmeralda; majestuosos y frondosos árboles salpicaban, aquí y allá, el mar de pasto; un lago con aguas tan transparentes en el que se podía observar cada detalle de su fondo; un río que corría cantarín desde la gran montaña desde donde se encontraba; cientos de animales que volaban, caminaban y nadaban en completa paz.

Antes de comenzar su descenso se dio cuenta de que a todo lo largo de la pared de la montaña más personas también emergían de las cavernas que habían sido sus moradas. Dio sus primeros pasos hacia…

Ver la entrada original 200 palabras más

Caníbales | Amistades Literarias (Edgardo Villarreal)

Algún lugar en la imaginación

Mis oídos escuchan una lengua que no entiendo, 

soy un mudo que solo observa

a los caníbales devorándose entre ellos.

Cuando me miran tiemblo,

orino mis pantalones,

porque también quieren mi carne 

y hasta mis huesos.

Con sus amarillentos dientes 

sonríen sonrisas que prometen muerte

y con sus largos y retorcidos dedos 

me sujetan.

No me resisto, 

de nada me vale,

estoy a su merced.

Desgarran,

muerden,

mastican,

tragan.

Pedazo a pedazo arrancan mis músculos,

mis tendones,

mi cartílago.

Gimo de dolor,

estoy condenado

a ser el festín

de estos terribles caníbales.

Ver la entrada original

Reconstrucción | Amistades Literarias (Edgardo Villarreal)

Algún lugar en la imaginación

… y al séptimo día descansó.

Ramiro caminó hasta su morada, los brazos le colgaban sin fuerza a los costados, los pies le pesaban, elsudor cubría su desnudo y bien formado torso. Llegó al umbral y se detuvo, volteó a ver su creación, aquello en lo que había trabajado por seis días completos sin parar.

Contempló la delicadeza de sus curvas, el brillo de sus ojos, la tersura de la piel. Miró la cabeza; lo que más lo enorgullecía era el pequeño domo de plástico que cubría el cerebro que alguna vez perteneciera a su pequeño hijo, antes de que muriera destrozado a manos de los fanáticos del reality show del que había resultado ganador.

Ver la entrada original

El forjador de la espada (republicación) | Amistades Literarias (Edgardo Villarreal)

Buenas letras fantásticas de mi querido amigo Edgardo Villarreal. Visiten a su blog; ¡se maravillarán!

Algún lugar en la imaginación

A pesar de que me encanta la fantasía (es lo que más leo), es poco lo que me he atrevido a escribir de este género. No sé por qué motivo me pase; quizá por miedo de no “dar el ancho” o porque simplemente al sentarme a escribir fluyen más otras cosas, pero lo he hecho en un par de ocaciones y este cuento es muestra de ello. El forjador de la espada está asentado en un mundo (fantástico) que he venido construyendo desde ya hace varios años y del que espero escribir más historias pronto.

Se encontraba en la ladera de la montaña, en la entrada de una cueva, la cueva que había descubierto hace apenas unos meses atrás y en la que había construido una forja.

Había ido en busca de ese lugar justo después de haber tenido un revelador sueño en el que le había sido mostrado que…

Ver la entrada original 1,291 palabras más