Deus Ex-Machina | Cuento (Absurdo, Fantasía, Surrealismo)

Samperino encontró la manera en que nadie le volviera a romper el corazón otra vez: Construyó una magnífica máquina del tiempo que, justo cuando se diera el primer flechazo por el pícaro Cupido, usaría el instrumento irreverente a la temporalidad y viajaría al posible momento en que esa persona, cruel y mezquina, le comería sus …

Acantilados de papel por Diego A. Moreno | Cuento (Absurdo, Surrealismo, Masticadores México)

Acantilados de papel, para los que nos hace falta teoría y algo de práctica.

Este cuentito originalmente se titulaba “Alquimia VS Química”, del cual surgió con otro sentido, o mejor dicho, de un «sinsentido», que ahora en la reescritura le medí los ganchos y lo dejé colgando desde un hilo que pende entre la cordura y locura epistemológica de la cual carezco (mucho).

Mi ontología son una infinitud de pedazos de nada; y lo disfruto mucho.

Saludines ☺️

MasticadoresMéxico Editor: Edgardo Villarreal

visuals-Pd2hIHv95FY-unsplashImagen tomada de Unsplash

 

 

Me han contado, y no fue un tal Borges, que la mística que reside en el cosmos, cae en una alternancia cíclica, la cual siempre de una edad nefasta viene otra de oro.

Una serie sin fin cabalística.

¿O una lucha de clases de las múltiples realidades?

¿Ah? ¿Acaso el Universo leyó a Marx o a su queridísimo compañero Engels?

Entonces, astros y proletariado interestelar, ¡levántense y tomemos todas las periferias siderales!

Bueno. La verdad es que no es para tanto. Digo, el poder debería de residir en el mismísimo pueblo, ¿no? En el poderoso vox populi; pero, ni modo, esta historia no necesariamente toma este rumbo. Ni astral, ni económico. No. Porque este relato, en parte, trata de las hazañas científicas de un químico biólogo, ucraniano por nacimiento, ruso por convicción, que encontró la manera de sustraer el líquido ontológico de una…

Ver la entrada original 163 palabras más

El olvido del olvido: anti-Memento por Diego A. Moreno | Cuento, Masticadores (Absurdo, Microcuento, Thriller, Masticadores México)

Un microcuento para el día de hoy.

MasticadoresMéxico Editor: Edgardo Villarreal

will-porada-K7TBc13v8oM-unsplashImagen tomada de Unsplash

 

 

Don Reynaldo buscaba entre sus botas aquella nota que le dejó Matilda para recordar su pasado, lo básico para su existencia; ahí estaba y mejor se fue a dormir.

Pero, en un natural descuido, él perdió la memoria al despertar, como usualmente pasa, y al no reconocer las botas que tenía al lado de su cama, se puso otras que encontró más cómodas para sus pies, aquellas que habían sido de su difunto hermano, aquel que mató en la colina hace algún tiempo inmemorable.

Sin embargo, don Reynaldo no lo recuerda y, al parecer, nunca más lo recordará.

Blog de Diego Moreno: Kentucky Fried Lit.

Ver la entrada original

El día que se creó a Dios (segunda deidificación) por Diego A. Moreno | Cuento, Masticadores (Fantasía, Ciencia Ficción, Terror, Masticadores México)

¡Segunda deidificación de El día que se creó a dios!!!

Gracias, camaradas masticadores, por darme su espacio para desfogar mis ideas y ansiedades.

Abracitos para todos.

MasticadoresMéxico Editor: Edgardo Villarreal

IMG_1146 Imagen tomada de Pinterest

 

 

Diez días pasaron después del incidente de Malbania donde millones dejaron de respirar para tragar polvo y ser comidos por lombrices; aunque bastantes almas solamente se desintegraron en el aire.

La humanidad estaba desecha, ya ni los nihilistas tenían ganas de no creer, únicamente lo que querían hacer era nada, realmente nada.

Y también los existencialistas dejaron de existir.

Un filósofo y físico de la Universidad de Dale, maravilla intelectual del país de Libertaria, pensó en quitarse la pena de decidir algo grato, entonces optó en clavar dos sólidos tornillos en cada extremo de los libreros de su oficina, sacó un cobijón y con él armó una hamaca donde se acostó para, sí, hacer nada. Su asistente más querido, un joven treintañero, sin mucho sabor en su personalidad ni en su vida, que como oficio tenía el afán de molestar a su…

Ver la entrada original 2,047 palabras más