Zona de confort – Diego A. Moreno – Masticadores Eros | Cuento

Un relato erótico… ¡y de acción!

MasticadoresEros

Salgo del escondrijo con olor a sexo. Muchos días, muchos polvos. Ni el alcohol ni los cigarrillos atenuaron el aroma de semen y vagina. Este es el primer día que me aventuro al mundo que está afuera, esperando una señal para no volver a la caverna del sexo; pero veo suciedad, jeringas y un hombre posiblemente muerto en el pasillo. Tenía dos noches más rentadas, y quizás otra, si me quedaba en el cuarto y no pagaba la cuenta y me iba.

Oh, Roxana todavía está ahí dentro, dormida, o semi-despierta, pensando en el hombre que no folló ayer por la noche. Ana ya se había ido, tal vez a trabajar lo último que quedaba de su jornada.Pienso. Pienso. Tal vez exista después. Y…

Me divorcié para disfrutar todo lo que no se me permitió saborear, ¿no? Por eso vuelvo, abro la puerta: la fragancia vaginal, el semen desperdigado…

Ver la entrada original 661 palabras más

Los señores de la verdad | Cuento | Política (Drama/Thriller)

Despierte, señor de la verdad... Chispas. Rojo. Luz. Las pupilas se dilatan, después se contraen. Ese mero día quiso decir la verdad, acción cáustica que rompería con todo esquema de su labor periodística. Oculto, detrás de su escritorio ovalado, se abraza a sí mismo. Congela los minutos de falacias encontradas en un sólo sentimiento, el …