Inspiración: La pornografía Divina | Cuento (Erótico, Fantasía, Surreal, Masticadores Eros)

¡Esto es producto de un interesante ejercicio! ☺

MasticadoresRomantica&Eros Editora: Paula Castillo Monreal

Photo by cottonbro on Pexels.com

Por: Diego Moreno Abril

Zafiros por piel; esmeraldas por bellos ojos, estábamos ambos, húmedos, en pastizales de jade, al aviso de un cielo lapislázuli, saboreando de los divinos placeres que algún día crearon universos enteros, mediante sueños carnales que por temor no hemos dejado de librar.

Así tuvimos milenios o centurias, olvidándonos de un ayer proscrito, de cuando creímos amarnos con nuestras infinitudes; pero en verdad todo fue falso sexo, que evita el recuerdo aquel donde nuestras existencias se traicionaron con la conjura e imaginación de escritores mortales; y ahora ellos mismos escriben sobre nosotros y de nuestro osado y eterno desamor entre dioses.

Ver la entrada original

Deus Ex-Machina | Cuento (Absurdo, Fantasía, Surrealismo)

Samperino encontró la manera en que nadie le volviera a romper el corazón otra vez: Construyó una magnífica máquina del tiempo que, justo cuando se diera el primer flechazo por el pícaro Cupido, usaría el instrumento irreverente a la temporalidad y viajaría al posible momento en que esa persona, cruel y mezquina, le comería sus …

Cuerpos silenciosos | Cuento (Fantasía, Surreal, Terror)

Hoy Brando quiso comer el Pan de las Almas. Para esto, en un día nublado, frío, fue al cementerio del pueblo de sus padres. Nadie corpóreo parecía habitar aquel lugar, pero sí voces, bocas invisibles que cuentan historias y deseos reprimidos. Brando en su imaginación reconoció colores y figuras; alguna de ellas, su madre. Ya …

Demasiado real – O la vida es mejor acá | Cuento, Masticadores (Ciencia Ficción, Erótico, Fantasía, Masticadores Eros)

Erotismo un poquito más allá de lo real 😱🙀

MasticadoresRomantica&Eros Editora: Paula Castillo Monreal

Fotografía tomada de Pinterest.

Por: Diego A. Moreno Abril

[De sus suaves curvas, otrora toscas, mi lengua recorre esos bordes infinitos que necesito para despertar cada mañana, sabiendo que pronto todo acabará; acabará pronto…]

Pastaba en el atrio de Susana cuando ella llegó, desnuda, esbelta, con orejas puntiagudas. Ojos grandes con el fondo de un mar de jade.

La erección progresó hasta cuando mis cuernos desmogaron a un cabello oscuro, corto; la cabeza, viéndola algo pequeña, moderé su grandeza hasta que esta la vi perfecta. Un sátiro listo para echarse un rico polvo. Le sonreí, pícaro, porque sabía de sus presunciones, no por nada tragué de su suelo, saboreando su aroma de mujer importado a un material dicotómico.

Susana, ahí, se fijó en mi pene y se abochornó por mi exageración. Su dedo índice me convino a cambiar de apariencia.

Y lo hice de varias maneras, así de sátiro, espartano…

Ver la entrada original 1,420 palabras más