Cacarámba (primera terrorificación) por Diego A. Moreno | Cuento (Fantasía, Terror, Masticadores México)

MasticadoresMéxico Editor: Edgardo Villarreal

IMG_1918Imagen tomada de Pinterest

 

 

Cacarámba, con ojos desorbitados, estaba en el pórtico hablando consigo misma.

—Cuándo llegarás mi amor, vida, del todo consuelo mío, mío…

Cacarámba siguió sin respuesta, así, meses, años; pero de tanto hablar sola, desde su psique se creó una voz divina, sabia, que todo lo sabía, todo lo sientía. Era, de hecho, la citación de las últimas palabras de su amado, antes de partir para nunca jamás verlo de nuevo.

«Sigue mi consejo, y no mires al ufano Océano, si no, morirás de soledad en él, ya que, el temible abismo de Neptuno, es tan profundo, triste e infinito, que te comerá viva; pero antes de morir, suspirarás la más terrible tristeza…».

Así, Cacarámba recordó por un tiempo esas palabras de su dios interior.

(…).

La vida pasó como un rayo entre la sequía: experimentando el mundo llano y estéril, pasaron por su cuerpo hombres…

Ver la entrada original 953 palabras más

Los señores de la verdad (segunda edición) por Diego A. Moreno | Cuento (Fantasía, Terror, Masticadores México)

MasticadoresMéxico Editor: Edgardo Villarreal

B56B97BA-0082-411B-8209-32C4AE10AB53GIF tomado de Pinterest

Despierte, Señor de la Verdad…

Chispas y estrellas terrenales.

Rojo.

Luz.

Las pupilas se dilatan, después se contraen.

El Señor de la Verdad se da cuenta que sigue vivo, nada en su mundo desapareció. Un duro pesimismo entra en su ser; y ese mismo día quiso decir la verdad, acción cáustica que rompería con todo esquema de su labor periodístico.

Oculto, detrás de su escritorio ovalado, se abraza a sí mismo. Congela los minutos de falacias encontradas en un sólo sentimiento: el escozor de esos discursos, espejismos de significados, palabras diáfanas que se diluyen con un poco de criterio o razonamiento crítico.

Abre su boca, apenas dos centímetros, o tres. La vuelve a cerrar. Su compañera intenta motivarlo; ella es Luisa«Algo», de quién no recuerda su apellido, que a final de cuentas es innecesario, prescindible; mejor ponerle un número, muchos números, sí, de los tantos mercenarios…

Ver la entrada original 388 palabras más

El día que se creó a Dios (segunda deidificación) por Diego A. Moreno | Cuento, Masticadores (Fantasía, Ciencia Ficción, Terror, Masticadores México)

¡Segunda deidificación de El día que se creó a dios!!!

Gracias, camaradas masticadores, por darme su espacio para desfogar mis ideas y ansiedades.

Abracitos para todos.

MasticadoresMéxico Editor: Edgardo Villarreal

IMG_1146 Imagen tomada de Pinterest

 

 

Diez días pasaron después del incidente de Malbania donde millones dejaron de respirar para tragar polvo y ser comidos por lombrices; aunque bastantes almas solamente se desintegraron en el aire.

La humanidad estaba desecha, ya ni los nihilistas tenían ganas de no creer, únicamente lo que querían hacer era nada, realmente nada.

Y también los existencialistas dejaron de existir.

Un filósofo y físico de la Universidad de Dale, maravilla intelectual del país de Libertaria, pensó en quitarse la pena de decidir algo grato, entonces optó en clavar dos sólidos tornillos en cada extremo de los libreros de su oficina, sacó un cobijón y con él armó una hamaca donde se acostó para, sí, hacer nada. Su asistente más querido, un joven treintañero, sin mucho sabor en su personalidad ni en su vida, que como oficio tenía el afán de molestar a su…

Ver la entrada original 2,047 palabras más

Despertar | Cuento

Cuatro pares ojos miraban al cuerpo decadente. ¿Despertará? ¿O se mantendría tal occiso? La piel maltratada por rasguños y mordidas, todo esto parecía en un macabro show voyerista. Nadie dijo una palabra por varios minutos. A ese, antes hombre de quejas y malos presagios, ahora un montón de carnes putrefactas, no fue muy querido por …