Sueño (segunda ensoñación) por Diego A. Moreno | Cuento (Fantasía, Surreal, Masticadores México)

Masticadores México

andrian-valeanu-yjXlyrKIz2A-unsplashImagen tomada de Unsplash

 

Kosuke dibujaba la alborada que soñó; desde los tonos cálidos que recordaba, se dio cuenta que se trataba de su alma, y así con un fragmento del lápiz con el que dibujó los contornos de su más prístina ontología, después ambientó el espacio celeste, trazando líneas paralelas y concéntricas con un pincel delicado, de cabellos finos recolectados, hasta llegar a un sol penitente, asomándose entre cerros de marfil, enclaustrados sobre una selva de pinos boquiabiertos, y un cielo crispado por la pena de no valerse de la finitud de este dominio abstracto.

Ya conmocionado, se sentó en el taburete que construyó junto a su padre, carpintero de nacimiento, para recordar las bases de un oficio y su vocación, de cuando palo y piedra podían construir un castillo, o una ociosa idea literaria en canciones y naciones; de estas ambas son ocupaciones de almas aterradas que…

Ver la entrada original 47 palabras más

Acantilados de papel por Diego A. Moreno | Cuento (Absurdo, Surrealismo, Masticadores México)

Acantilados de papel, para los que nos hace falta teoría y algo de práctica.

Este cuentito originalmente se titulaba “Alquimia VS Química”, del cual surgió con otro sentido, o mejor dicho, de un «sinsentido», que ahora en la reescritura le medí los ganchos y lo dejé colgando desde un hilo que pende entre la cordura y locura epistemológica de la cual carezco (mucho).

Mi ontología son una infinitud de pedazos de nada; y lo disfruto mucho.

Saludines ☺️

Masticadores México

visuals-Pd2hIHv95FY-unsplashImagen tomada de Unsplash

 

 

Me han contado, y no fue un tal Borges, que la mística que reside en el cosmos, cae en una alternancia cíclica, la cual siempre de una edad nefasta viene otra de oro.

Una serie sin fin cabalística.

¿O una lucha de clases de las múltiples realidades?

¿Ah? ¿Acaso el Universo leyó a Marx o a su queridísimo compañero Engels?

Entonces, astros y proletariado interestelar, ¡levántense y tomemos todas las periferias siderales!

Bueno. La verdad es que no es para tanto. Digo, el poder debería de residir en el mismísimo pueblo, ¿no? En el poderoso vox populi; pero, ni modo, esta historia no necesariamente toma este rumbo. Ni astral, ni económico. No. Porque este relato, en parte, trata de las hazañas científicas de un químico biólogo, ucraniano por nacimiento, ruso por convicción, que encontró la manera de sustraer el líquido ontológico de una…

Ver la entrada original 163 palabras más

Cacarámba (primera terrorificación) por Diego A. Moreno | Cuento (Fantasía, Terror, Masticadores México)

Masticadores México

IMG_1918Imagen tomada de Pinterest

 

 

Cacarámba, con ojos desorbitados, estaba en el pórtico hablando consigo misma.

—Cuándo llegarás mi amor, vida, del todo consuelo mío, mío…

Cacarámba siguió sin respuesta, así, meses, años; pero de tanto hablar sola, desde su psique se creó una voz divina, sabia, que todo lo sabía, todo lo sientía. Era, de hecho, la citación de las últimas palabras de su amado, antes de partir para nunca jamás verlo de nuevo.

«Sigue mi consejo, y no mires al ufano Océano, si no, morirás de soledad en él, ya que, el temible abismo de Neptuno, es tan profundo, triste e infinito, que te comerá viva; pero antes de morir, suspirarás la más terrible tristeza…».

Así, Cacarámba recordó por un tiempo esas palabras de su dios interior.

(…).

La vida pasó como un rayo entre la sequía: experimentando el mundo llano y estéril, pasaron por su cuerpo hombres…

Ver la entrada original 953 palabras más

Los señores de la verdad (segunda edición) por Diego A. Moreno | Cuento (Fantasía, Terror, Masticadores México)

Masticadores México

B56B97BA-0082-411B-8209-32C4AE10AB53GIF tomado de Pinterest

Despierte, Señor de la Verdad…

Chispas y estrellas terrenales.

Rojo.

Luz.

Las pupilas se dilatan, después se contraen.

El Señor de la Verdad se da cuenta que sigue vivo, nada en su mundo desapareció. Un duro pesimismo entra en su ser; y ese mismo día quiso decir la verdad, acción cáustica que rompería con todo esquema de su labor periodístico.

Oculto, detrás de su escritorio ovalado, se abraza a sí mismo. Congela los minutos de falacias encontradas en un sólo sentimiento: el escozor de esos discursos, espejismos de significados, palabras diáfanas que se diluyen con un poco de criterio o razonamiento crítico.

Abre su boca, apenas dos centímetros, o tres. La vuelve a cerrar. Su compañera intenta motivarlo; ella es Luisa«Algo», de quién no recuerda su apellido, que a final de cuentas es innecesario, prescindible; mejor ponerle un número, muchos números, sí, de los tantos mercenarios…

Ver la entrada original 388 palabras más

La estrella en la cajuela III (segunda edición) por Diego A. Moreno | Cuento (Noir, Thriller, Masticadores México)

Masticadores México

IMG_1857Imagen tomada de Pinterest

VIII

Mel Gibson dirigió el recorrido desde el asiento del copiloto y llegaron a un lugar que parecía estar deshabitado; un lote de antiguas bodegas les dio la lúgubre bienvenida, pero parecía que Mauricio podía ver a dos hombres que les hacían frenéticas señas para que se acercaran.

[—Estaciónate aquí —dijo Gibson.]

[—¿Sí conoces el lugar?]

[—¡Claro que sí! Aunque, bueno, hace tiempo que no venía, pero el dueño de estas viejas bodegas es fanático de la saga de Mad Max… Le gusta eso de las cosas post-apocalípticas con mucha acción.]

“¿No que no tenías amigos a la mano?”, exaltado se preguntó Mauricio. Sin embargo, pensó que Mel Gibson era humano y a veces su mente le fallaba. Tal vez no quiso mencionar esta opción y por alguna razón se la guardó dentro de la manga de su psique.

Podían ver motocicletas, escuchar música heavy

Ver la entrada original 1,696 palabras más

La estrella en la cajuela II (segunda edición) por Diego A. Moreno | Cuento (Noir, Thriller, Masticadores México)

Masticadores México

IMG_1823Imagen tomada de Pinterest

IV

La siguiente escena, aunque no dramática, es petulantemente extraordinaria: no es común abrir una cajuela y encontrarte a una estrella de Hollywood viéndote con ojos encolerizados mientras una cinta cubre su boca y, esa celebridad, aparte de su claustro, se encuentra amarrada con sogas bien apretadas que sujetan todas sus extremidades.

El olor al alcohol asedió las fosas nasales de Mauricio. También había otro detalle, algo que olía familiarmente muy mal.

El hombre aprisionado entre sogas y cintas adhesivas empezó a convulsionar contra la cajuela del automóvil; de igual manera quiso dar infructuosos brincos que lo lastimaban aún más; se escuchaban unos feroces«HUM… HUM» entretanto trataba de desamarrarse con jirones de sus barrotes de nailon. Incluso, creyó ver que algo de espuma salía por alrededor de su boca.

“Mel Gibson”; después enlistó en su mente: “Arma mortal, Mad Max, Apocalypto

Ver la entrada original 2,394 palabras más

La estrella en la cajuela I (segunda edición) por Diego A. Moreno | Cuento, Masticadores (Cuento largo, Thriller, Masticadores México)

¡Y de nuevo tenemos de vuelta a La estrella en la cajuela! 😀

Masticadores México

IMG_1783Dibujo tomado de Pinterest

 

 

FADE IN:

I

 

En una noche de estrellas estrelladas, Mauricio recargaba sus posaderas en un viejo Cadillac.

Desde aquel nocturno panorama, él y su automóvil parecen dos pequeños puntos debajo de la pintura de un cielo púrpura e inmenso. Se podría decir que el amanecer estaba avisando su llegada, pero la verdad es que este narrador no se comprende bien con la astronomía, así que, digamos, solamente estaba muy entrada la noche.

A Mauricio le encantaba contemplar la nada porque en verdad nada veía, parecía que contemplaba aquel cielo tan sublime con aquella mirada de bizarro jinete solitario. Él, inconvenientemente, tenía puestas las gafas de sol porque pensaba que le proporcionaban algún tipo de defensa o, incluso, estatus social.

Esperó minutos y fue a orinar a un feliz cactus, luego volvió al Cadillac y se recostó sobre el cofre. Duró, tal vez, una…

Ver la entrada original 1,280 palabras más

El olvido del olvido: anti-Memento por Diego A. Moreno | Cuento, Masticadores (Absurdo, Microcuento, Thriller, Masticadores México)

Un microcuento para el día de hoy.

Masticadores México

will-porada-K7TBc13v8oM-unsplashImagen tomada de Unsplash

 

 

Don Reynaldo buscaba entre sus botas aquella nota que le dejó Matilda para recordar su pasado, lo básico para su existencia; ahí estaba y mejor se fue a dormir.

Pero, en un natural descuido, él perdió la memoria al despertar, como usualmente pasa, y al no reconocer las botas que tenía al lado de su cama, se puso otras que encontró más cómodas para sus pies, aquellas que habían sido de su difunto hermano, aquel que mató en la colina hace algún tiempo inmemorable.

Sin embargo, don Reynaldo no lo recuerda y, al parecer, nunca más lo recordará.

Blog de Diego Moreno: Kentucky Fried Lit.

Ver la entrada original

So-ro-ri-dad por Quinny Martínez | Masticadores (Masticadores México)

Masticadores México

Hoy 8 de marzo se celebra el Día Internacional de la Mujer y para conmemorarlo como es debido contamos con una invitada muy especial, una de las mujeres y escritoras más fuertes y entregadas que conozco: Quinny Martínez. Quinny es editora de MasticadoresEros y publica sus hermosos y potentes poemas en su blog personal, así como en su cuenta de Instagram. Podría decir muchas cosas buenas de esta poeta, pero lo que verdaderamente les dejará ver todo lo que hay dentro de ella, todo lo que su arte encierra, es leerla. Sin más los dejo para que la Disfruten.

Imagen tomada de Pinterest

No hay paz sin guerra, no hay guerra sin sangre. Y si la hubo, a algún privilegiado no le convenía el reguero… No hay esclavas. Hemos sido y seguimos siendo esclavizadas. Violadas. Expuestas. Vilipendiadas. Asesinadas. Te aseguro que no ha sido por gusto. ¿A caso crees…

Ver la entrada original 187 palabras más