Poemas cortos dispersos (Repost) | Poemas

(Colaboración mía en el colectivo de Ars Nebulae)

Ars Nebulæ

Barras de neón

Me he hecho una barrera
ficcional,
con porros, barras de neón
y cervezas,
pero me ha sido nada funcional.

Aquellas lámparas

Aquellas lámparas
que iluminaban
ahora oscurecían
mis pensamientos;
y te vi desnuda.

Así no

Tomaba alcohol de aquel bote de aluminio
y me fijé en el orificio por el que se dispensaba
la cerveza:

Vi que mis penas nadaban en el mar amatista
y descubrí que de ahí no las ahogaría.

Boca bruja

Las siglas que tu boca señalaron me hicieron reír
y llorar cuando nadie me ve.

Cada personaje

 Me doy cuenta que,
de la página veinte
a la trescientos veinte,
cada vicio
de cada personaje
eres tú.

Camarón que se duerme…

Encontré en mi auto
un desodorante olor a pino;
me teletransporté a un bosque,
miré a mi alrededor, sombrío,
fresco y silencioso, tomé
la espada que se encontraba

Ver la entrada original 16 palabras más

Tres cuentos cortos III – Ya los enumeraremos, mejor (Repost) | Cuentos

(Colaboración mía en el colectivo de Ars Nebulae)

Ars Nebulæ

Ámate si quieres amar a los demás… Y ve al cine también

He intentado amarte, pero me he dado cuenta que faltó amarme. Iré al cine a una cita conmigo mismo. No prometo serte fiel conmigo mismo.

Fin.

Una triste historia narrada por un inmortal adolescente enamorado

Ando por el mundo, vagando por él y buscando razones para quitarme este vestido de inmortal y cambiarlo por uno de muerte letal.

Ando que ando sin parar desde la Antigua Roma hasta la Akiwiki  y al final reventar.

Andando, digo, he andado por tus rumbos y un sinfín de otros más, empero que la vida ya no es igual y estos ojos ajados, puertas del alma, viven de más.

El cuento que no cuenta

Y el relato empezaba así: “El Tribunal apreció cierta rigidez en su triste mirada”. Sin embargo, como el cuasicreador de esta historia quería escribir con excelencia el…

Ver la entrada original 97 palabras más

Otros tres cuentos cortos (Repost) | Cuentos

(Colaboración mía en el colectivo de Ars Nebulae)

Ars Nebulæ

Boys do cry

Toma un trago de su bacanora.

No, dos.

Mira al cielo.

Ve un cometa caer.

Se quita la ropa, tira el sombrero vaquero, y rueda con su nuevo vestido azul.

Sale corriendo y grita “¡Auxilio!” por las calles a punto de explotar.

Cultisismo

La película serbia llega a su conclusión.

-Qué pésima. Perdí ciento treinta y seis minutos de mi vida.

Veinte años después se vuelve de culto.

Cyborg escritor justiciero

Chupe chupe y chupe.

Después terminó el día y escribió su opera prima.

A los dos años se casa con una extranjera.

A los cinco gana el nobel.

Y a los diez muere por accidente aéreo, pero dicen que lo planeó el gobierno de su país.

Lo reviven como un cyborg y jura venganza.

Vuela hacia el Palacio Presidencial y en cuanto aterriza: se le acaba la batería.

Por Albert Brown

©Todos los derechos…

Ver la entrada original 1 palabra más

Otros tres poemas (Repost) | Poemas

(Colaboración mía en el colectivo de Ars Nebulae)

Ars Nebulæ

Las telas de tu recuerdo

Desperté envuelto dentro de una
Sábana rota y congelada,
soñando que no soñaba;
traté de levantarme,
de desenmordazarme,
pero,
me di cuenta,
lo analicé,
y pensé sin soñar que soñaba,
y que la sábana era dulce y frío dormir de mi pasado…
Y de tu recuerdo ajado.

Completa concentración al manejar

No sé si hace calor
o el aire acondicionado está averiado,
o los recuerdos de tus curvas solamente,
a lo largo de la carretera,
me han extasiado.

Porno secular

Dios me ha castigado
por no ensoñar cogiéndote toda la noche,
viniéndome en ti,
en tu cara,
mientras sonríes…
Y todo esto me trago,
hereje,
profano,
apócrifo,
jugando a las canicas
con mis testículos mientras pierdo,
y, sin ánimos de profesionalidad,
bateando pechos invisibles
con mi blando pene.

Por Albert Brown

©Todos los derechos reservados

Ver la entrada original

Gronmuen (Repost) | Cuento

Gronmuen

(Colaboración mía en el colectivo de Ars Nebulae)

Ars Nebulæ

Érase un duende que se encontraba perdido en una gran ciudad.

Él, Gronmuen, buscaba la paz entre la urbe y su ruido; pero, ¿a quién se le ocurriría vislumbrar su conciliación en la vida dentro de una ciudad? A nadie, absolutamente a nadie, sólo a Gronmuen, que había nacido “un poco mal de la testa”.

Gronmuen buscó y buscó; escudriñó cada mueble humano, registró cada parque, museo, biblioteca, vertiendo basura, libros, hojas de Shakespeare, Carlos Fuentes y Ezra Pound, hasta casas de perros, pero, lo único atractivo que halló fue un disco de vinilo de Prince.

Las melodías de su música…

La voz aguda, pero suave…

El intrépido funk de El Artista de Minneapolis lo dejó extasiado, brincoteando por toda la casa de un abuelo de ochenta años; claro, mientras dormía profundamente éste por medio de poderosas pastillas que lo mantenían escuetamente en su cadáver corporal.

Y llegó “The Most…

Ver la entrada original 214 palabras más

Tres cuentos cortos (Repost) | Cuentos

Tres cuentos cortos

(Colaboración mía en el colectivo de Ars Nebulae)

Ars Nebulæ

Aleluya, paradoja

Hace mucho tiempo atrás, en una galaxia muy muy lejos de aquí…

-No soy yo, eres tú.

Y el Ego de ella fue lacerado, creando un terrible trastorno esquizofrénico que después mutó a un habilidad psicótica que hizo que el planeta explotara y el Universo se contrajera para crear otro en que nunca el Yo tenga la culpa sino el Tú.

Alternativa utópica

Tarde, muy tarde, a la cuarta hora de la cita ella llegó, pero él ya se había ido a comprar churros con otra.

Cuando las caras y los libros se conjugan

El escritor deambuló por varios sitios web para promocionar su Blog donde decantaba toda su creatividad. Lo hizo de mil maneras: copiando y pegando sus hipervínculos; publicándolo en su biografía en esta y otra red social; posteando un comentario que le agregaba curiosidad a los nuevos cuentos que de tiempo en tiempo…

Ver la entrada original 252 palabras más

Tres poemas cortos (Repost) | Poemas

Tres poemas cortos

(Colaboración mía en el colectivo Ars Nebulae)

Ars Nebulæ

Closet

Un día abrí mi closet y
vi un hombre salir de él.
Puta madre.
Por poco creí que era yo.

Cruzando el Atlántico de la paranoia

Dos semáforos bermejos
hipnotizan mi voluntad.
Mis manos, delgadas,
verdes,
estrangulan el volante.
Mis labios se aprietan entre sí.
No sé si cruzar al otro lado de
la calle tenga mejor significado
que el de la gallina…

Denuncio estas palabras

Seguí escribiendo
y seguí escribiendo,
pero,
¿qué encontré?
Palabras.

Por  Diego Alberto Moreno Abril

©Todos los derechos reservados

Ver la entrada original

¿Por qué fregados escribimos? | Ensayo Literario | Escritura

Si yo me la llevara pensando en esto, dejaría de escribir. De hecho, ya lo he sufrido. Compadézcanme si quieren, porque yo no me compadezco. Así es. Y bueno, ¿por qué será que escribimos? Digo, pongamos la escritura como un medio de expulsión de energías, negativas, positivas o neutras, la cuestión es sacar eso que nos …