Amapolas de París (Repost) | Poema

(Colaboración mía en el colectivo de Ars Nebulae)

Ars Nebulæ

Veía…

Tu cara familiar
meciendo mi memoria,
en una euforia al azar,
con destreza de alegoría…

Que fuiste…

Algo que no pude predecir,
reacción que pudiste dar,
ya que no la pude inferir…
sólo nos quedó abrazar.

Pensaba…

Química en mi cuerpo
revolviendo mi estómago,
Confundiendo mi espíritu.
Irracionable mi racionalidad,
Mi corazón palpitar
Mis ojos… MIRAR

[…]

Silencio.

Respiro.

Silencio.

Respiro.

Veo…

Lo que no veo.

Eres…

Lo que eres para mí…

Pienso

Abrazarte
Besarte
Pensarte
Acorralarte
Imaginarte
Amarte
Alcanzarte
Conquistarte
Involucrarte
Sacarte
Mirarte

[…]

Arte,

Amarte
Besarte
Pensarte

Mirarte…

[…]

[…]

¿Qué más palabras?

¿Qué más obras?

¿Qué más dichas?

¿Qué más caricias?

¿Qué más acciones?

¿Qué más interacciones?

¿Qué más de lo demás?

¿Qué más y más?

Más y más…

¿Tan poco soy que tampoco lo soy?

¿Mucho que sin palabras labras?

«Cú cú»

Veo un tallo…

«Cú cú»

Quiero dormir…

«Cú cú»

¿A dónde iré? Quiero…

Ver la entrada original 41 palabras más

El mito del eterno retorno (Repost) | Cuento (Ciencia Ficción)

(Colaboración mía en el colectivo de Ars Nebulae)

Ars Nebulæ

Lenny escuchaba el sensual sax de aquel hombre corpulento, con brazo robotizado, llamado Raoul; la manera en que presionaba las teclas; la presión de su boca sobre la pipa, su cara morena que se tornaba marrón; todo describía su vida en un estridente show nocturno.

Las luces de neón, como invasoras, acaparaban los colores del ambiente, mientras lo demás se oscurecía en su cara. La cara del ex drogadicto, Lenny Hogan, se desprendió de su cuerpo para trasladarse a otro tiempo, a otro espacio.

Ningún asistente daba cuenta de lo sucedido, ya que, todos se encontraban en la misma situación: eran protagonistas de alguna novela negra, algún drama o thriller, así que cada quien vivía su propio mundo, su propia historia.

 Era seguro que la Muerte deambulaba por aquellos lugares, apuntando en su libreta fúnebre los nombres y destinos fatales de cada uno de los presentes.

La Muerte dejó una…

Ver la entrada original 133 palabras más

¿Los fantasmas sueñan con ovejas muertas? (Repost) | Cuentos (Fantasía)

(Colaboración mía en el colectivo de Ars Nebulae)

Ars Nebulæ

Pirlto este día se encuentra triste por esta razón:

Ayer, mientras soñaba en aquella fría noche, vio dentro de sus sueños a un hombre cuya barba rojiza llegaba hasta el suelo montando un corcel blanco; de pronto, este hombre frenó, y vio hacia los ojos oníricos de Pirlto, con ojos entrecerrados, como si se percatara de alguien lo estuviera espiando.

La visión dentro del sueño tembló, Pirlto sintió que algo le acongojaba entre sus miembros, y, aquel hombre,  bajó de su equino, sacó una daga enorme y curveada, apuntando hacia Pirlto:

-¡Oh, espíritu maligno que me acosáis cuando en buena misión voy! ¡Alejaos de mi campaña, que el Señor nos acompaña de toda demoníaca cizaña!

Algo carmesí brilla alrededor de la imagen; algo se nubla, algo se distorsiona; Pirlto despierta.

Sus ojos lagrimeaban.

Ahora Pirlto se enjuga, quiere ver el sol, pero, el cielo está nublado.

Quiere salir para sentir…

Ver la entrada original 87 palabras más

La última dona de Rubén (Repost) | Cuento (Absurdo/Ciencia Ficción)

(Colaboración mía en el colectivo de Ars Nebulae)

Ars Nebulæ

Arriba de un cerro, en un bello atardecer, Rubén Miramontes come una dona mientras ve un pintoresco cielo azul y carmesí. Las notas que apuntaba en su memoria que si va a ir a Europa el próximo año, que si se operaría el pene, que si se cambiaría el color de los ojos…

Hasta que un rayo de luz fuera de este mundo lo deja ciego por unos segundos. Algo cae. El suelo tiembla. Recobra poco a poco su vista. La tierra se está agrietando.

-Chingada madre, ¿de dónde vino esa puta luz…?

Se pregunta Rubén cuando.

Una aeronave ha aparecido en aquel cuerpo celeste que carece de color. Una aeronave monstruosa.

La dona de Rubén cae.

Rubén corre. Corre y corre.

“¿Es un sueño? ¿Esto es un puto sueño?”, Rubén se pregunta, “¡A la madre! Otra de esas pinches naves!”; su respuesta no tarda en llegar cuando tropieza, cae…

Ver la entrada original 261 palabras más

Tres cuentos cortos IV (Repost) | Cuentos

(Colaboración mía en el colectivo de Ars Nebulae)

Ars Nebulæ

Necromantia

La Necromancia es un arte poco casual y, por lo pronto, escasamente cotidiano.

Pero, la Necromancia, también, puede ser una belle arte, la cual consiste en elevarse al plano ficcional, adentrarse al relato, otra manera de ver la realidad, a personajes históricos que los gusanos comieron sus vísceras centurias antes; esto, claro está, lo vemos principalmente en las novelas históricas.

Por qué, ¿por qué el humano busca algún procedimiento tan ocultista para revivir almas ya hechas polvo? Están muertas y en sus ojos siguen vivas. ¿Para qué? Pf, qué patético. Lo hecho, hecho está. ¿Revivir el pasado? Está pasado de la raya de la cordura.

La Necromancia pervive hoy en día en, como ya se ha dicho,  las novelas históricas, y algunas obras de teatro, pero no más en la pintura, la escultura, danza… No, esas ya olvidaron, afortunadamente, el pasado, ahora solamente utilizan elementos abstractos que la…

Ver la entrada original 401 palabras más

Tres cuentos cortos III – Ya los enumeraremos, mejor (Repost) | Cuentos

(Colaboración mía en el colectivo de Ars Nebulae)

Ars Nebulæ

Ámate si quieres amar a los demás… Y ve al cine también

He intentado amarte, pero me he dado cuenta que faltó amarme. Iré al cine a una cita conmigo mismo. No prometo serte fiel conmigo mismo.

Fin.

Una triste historia narrada por un inmortal adolescente enamorado

Ando por el mundo, vagando por él y buscando razones para quitarme este vestido de inmortal y cambiarlo por uno de muerte letal.

Ando que ando sin parar desde la Antigua Roma hasta la Akiwiki  y al final reventar.

Andando, digo, he andado por tus rumbos y un sinfín de otros más, empero que la vida ya no es igual y estos ojos ajados, puertas del alma, viven de más.

El cuento que no cuenta

Y el relato empezaba así: “El Tribunal apreció cierta rigidez en su triste mirada”. Sin embargo, como el cuasicreador de esta historia quería escribir con excelencia el…

Ver la entrada original 97 palabras más

Otros tres cuentos cortos (Repost) | Cuentos

(Colaboración mía en el colectivo de Ars Nebulae)

Ars Nebulæ

Boys do cry

Toma un trago de su bacanora.

No, dos.

Mira al cielo.

Ve un cometa caer.

Se quita la ropa, tira el sombrero vaquero, y rueda con su nuevo vestido azul.

Sale corriendo y grita “¡Auxilio!” por las calles a punto de explotar.

Cultisismo

La película serbia llega a su conclusión.

-Qué pésima. Perdí ciento treinta y seis minutos de mi vida.

Veinte años después se vuelve de culto.

Cyborg escritor justiciero

Chupe chupe y chupe.

Después terminó el día y escribió su opera prima.

A los dos años se casa con una extranjera.

A los cinco gana el nobel.

Y a los diez muere por accidente aéreo, pero dicen que lo planeó el gobierno de su país.

Lo reviven como un cyborg y jura venganza.

Vuela hacia el Palacio Presidencial y en cuanto aterriza: se le acaba la batería.

Por Albert Brown

©Todos los derechos…

Ver la entrada original 1 palabra más

Otros tres poemas (Repost) | Poemas

(Colaboración mía en el colectivo de Ars Nebulae)

Ars Nebulæ

Las telas de tu recuerdo

Desperté envuelto dentro de una
Sábana rota y congelada,
soñando que no soñaba;
traté de levantarme,
de desenmordazarme,
pero,
me di cuenta,
lo analicé,
y pensé sin soñar que soñaba,
y que la sábana era dulce y frío dormir de mi pasado…
Y de tu recuerdo ajado.

Completa concentración al manejar

No sé si hace calor
o el aire acondicionado está averiado,
o los recuerdos de tus curvas solamente,
a lo largo de la carretera,
me han extasiado.

Porno secular

Dios me ha castigado
por no ensoñar cogiéndote toda la noche,
viniéndome en ti,
en tu cara,
mientras sonríes…
Y todo esto me trago,
hereje,
profano,
apócrifo,
jugando a las canicas
con mis testículos mientras pierdo,
y, sin ánimos de profesionalidad,
bateando pechos invisibles
con mi blando pene.

Por Albert Brown

©Todos los derechos reservados

Ver la entrada original