Después del sexo | Poema

Dos días más. Dos noches más. Estoy harto de masturbarme con tu olor entre mis manos, esperando «el volver a verte», cuando al hacer el examen de filosofía todo me parece incierto como tu dialéctico amor hacia un alma más inteligente y una epistemología más guapa. Reprobé.

Ofrenda (segunda edición) I por Diego A. Moreno por Masticadores México

¡Ofrenda! Segunda edición ^_^

Será dividida en cuatro partes. Ya pasé una, ahora tenemos esta otra. Esperamos las dos siguientes.

MasticadoresMéxico

IMG_0832Imagen tomada de Pinterest

Veo las pancartas frente a mí, ondulando artificialmente una y otra vez, reclamando la atención de todos los ciudadanos para que voten por el candidato de su elección. Pudiendo usar pantallas holográficas, más baratas de por sí, preferían seguir contaminando con demagogias primitivas. No obstante, antes le veía una gracia particular a este tipo de campañas políticas, eran tragicomedias llenas de absurdos con infinita creatividad.

Dejo de ver la ventana y me paso a otro mundo de cristal, dentro del baño, herrumbroso por el descuido.

Me importa un bledo el devenir, sólo disfruto el absurdo presente. ¿Será que he perdido el gusto a la vida? Veo los guantes en mis manos, mi silenciadora Smiti y un par de ojos sin vida en el espejo. Puedo pasar por el asesino de una novela negra, nomás vean esa cara…

Y lo soy.

Mato, me pagan; aunque no siempre.

Ver la entrada original 1,768 palabras más

Ofrenda (segunda edición) II por Diego A. Moreno

¡Segunda edición de Ofrenda! ╰(*°▽°*)╯

MasticadoresMéxico

IMG_0901Imagen tomada de Pinterest

Cuando entré a la escena del crimen, Charles Brown seguía vivo y el asesino, pues, asesinado. ¿Sería ese el término correcto? Un asesino asesinado. Qué patético. Es como si a mí mismo me hubiera encontrado en flagrancia otro detective haciendo cosas de policía corrupto. Lo bueno es que ya no me ensucio más. La jubilación está pronta y necesito mantenerme limpio.

Charles Brown está llorando con un cuchillo en mano, cuchillo que sangra como si tuviera vida propia. Esto no tiene más de media hora de ocurrido. La alarma que nos llegó fue premeditada, pero no fue para evitar «algo», sino para presenciar el resultado de un asesinato de alguien que no era inocente.

Lejísimos de serlo. Un asesino profesional.

Bueno, es casi imposible que un niño de siete años se haya defendido contra un asesino profesional. Esto fue un suicidio, no un acto de defensa…

Ver la entrada original 2,114 palabras más

Borrachos y literatura – Diego A. Moreno | Poema – Masticadores Eros

MasticadoresEros

Ilustración de: MC Swanepoel

Entro al bar,
huele a orines,
y tus labios carmesí
besan a otro.

Entro al bar,
la mesera se está
fajando al trailero,
y tus labios púrpuras también.

Entro al bar,
la fiesta está muy buena,
tanto que tu labial azulado
se pierde con los demás.

Y yo, terco,
vuelvo a entrar al mismo bar,
apesta a orines…,
pero es mi casa, mi escritorio,
con una nota que dice
“Olvídala
y deja de tomar”.

Ver la entrada original

Entrevista a Diego Moreno, colaborador de Masticadores

¡Una entre vista mía…! ¡La primera!

Qué pena. Es insólito, lo sé, pero soy muy malo para las entrevistas. Se me sale lo peor, o nada, pura confusión.

De todos modos les doy las gracias a Juan et Masticadores por prestarme su espacio para expresar mis confusas palabras 😊

Barcelona / j re crivello

Me gusta publicar las entrevistas que hacemos a los 152 escritores que colaboran en Masticadores, pues demuestra la fuerza de nuestro proyecto y lo que ayuda a muchos escritores a desarrollar sus contenidos y encontrar lectores ( y llegar a 9 países) -j re crivello (fundador de Masticadores)

Masticadores — ¿Desde cuándo escribes? Puedes explicarlo en pocas líneas y en qué ciudad vives.

R: ¡Uuuh! Desde niño, pero no era una actividad consuetudinaria. Bueno, yo, Diego Alberto Moreno Abril, nací, crecí y casi toda mi vida he vivido en Hermosillo, Sonora (México). Esta ciudad y su región es prácticamente conservadora, la definitiva área de los vaqueros en México, justo al Noroeste de la República, con frontera a Arizona, California y Nuevo México, todo lo del Viejo Oeste que puedan querer. Como chiquillo proveniente de un pasado de clase alta, que después se vino abajo por las crisis…

Ver la entrada original 1,079 palabras más