Sueño (segunda ensoñación) por Diego A. Moreno | Cuento (Fantasía, Surreal, Masticadores México)

MasticadoresMéxico Editor: Edgardo Villarreal

andrian-valeanu-yjXlyrKIz2A-unsplashImagen tomada de Unsplash

 

Kosuke dibujaba la alborada que soñó; desde los tonos cálidos que recordaba, se dio cuenta que se trataba de su alma, y así con un fragmento del lápiz con el que dibujó los contornos de su más prístina ontología, después ambientó el espacio celeste, trazando líneas paralelas y concéntricas con un pincel delicado, de cabellos finos recolectados, hasta llegar a un sol penitente, asomándose entre cerros de marfil, enclaustrados sobre una selva de pinos boquiabiertos, y un cielo crispado por la pena de no valerse de la finitud de este dominio abstracto.

Ya conmocionado, se sentó en el taburete que construyó junto a su padre, carpintero de nacimiento, para recordar las bases de un oficio y su vocación, de cuando palo y piedra podían construir un castillo, o una ociosa idea literaria en canciones y naciones; de estas ambas son ocupaciones de almas aterradas que…

Ver la entrada original 47 palabras más

17 almas y una primavera | Masticadores, Poema (Masticadores Eros)

¡Acá un cadáver bien exquisito en poema!

Por parte de nosotros, los Masticadores eróticos.

Saludines.

MasticadoresEros

Idea original de Virginia Varrò.

Este poema es una construcción colectiva del equipo de Masticadores Eros. Día internacional de poesía 2021.

 

WhatsApp Image 2021-03-20 at 16.20.55Imagen por Virginia Varrò: https://www.instagram.com/virginiavarro/?hl=es

 

 

No doy abasto con todo el dolor de mi alma.
Llevo todo el día repensándome en rincones solitarios.

Mientras el primo canto de las aves resuena,
me encuentro fumando perdido en el tiempo,
entre ajenos pensamientos, librando sus azahares.

Fluyen mareos de lluvias tristes
con tierras que claman por un poco de agua.

Soplan aires que amansan heridas de antaño
y mi piel pide tregua,
enquistando mis deseos por tus estrellas,
donde si acaso, un poco de tu manantial me ampara.

Se me ha enredado entre los dedos
el pelo más bonito que jamás ha volado
junto con la brisa de Mar del Plata.

He intentado entender su textura,
cogiéndolo entre mis dedos.
Sintiéndolo rugir, raudo
en cada una de las…

Ver la entrada original 562 palabras más

En aquel, en que el mar (segunda divinación) por Diego A. Moreno | Cuento, Masticadores, Poema (Fantasía, Masticadores México)

Segunda edición,
linda segunda edición.

MasticadoresMéxico Editor: Edgardo Villarreal

IMG_1056Imagen tomada de Pinterest

En aquel,
en que el mar
y la tierra
se asomaron,
se encontraron,
y
se enamoraron;
el inicio de los inicios comenzó:
el hombre divino de los cielos
platicará con uno de sus súbditos alados
mientras sus ojos de avellana
inmolarán miles de recuerdos presentes;
su súbdito sonreirá cándidamente
y él mirará al suelo
con furia y rabia,
y una pizca de nostalgia,
hasta que unas diminutas campanas
entrelazadas con un velo blanco
tintineen…;

[…].

Y el cielo sube, y el cielo baja…;

[…].

Los ojos de Rodrigo,
apuntando hacia la novia,
buscan la mirada de la futura esposa
que, pomposa,
porta un par de pequeñas campanas…,

[…].

Pero el rojo amanecer se la llevó,
todas las idas e huidas quedaron estáticas,
tiempo y espacio se separaron,
aunque detenidos por una mano divina;
Rodrigo ve el vacío de la vida,
con sus ojos llora la triste…

Ver la entrada original 119 palabras más

Shark (De)Mentality | Poema

Banalidad, banalidad, aquello de levantarse pensando en millonarias riquezas, cuando pobre asegurado, una pequeña de poderosos cofradía de santas ocurrencias carcajean.

Croar | Poema

Susurros de probidad a sus lamentos... Angustias alegres al camino tenso. ¡Palacios ansiosos querendosos lubricados, en pastas de grasa saturada sobre castrosos quemazones de pasiones apagadas! Oraciones calladas de cantos rugosos por carpinteros ateos, llorando aserrín por vivir y no saber cómo existir..;

As time goes blind | Poema

Colores asintomáticos, de una melodía silenciosa, entre calles escabrosas mis pensamientos ruidos hacen sin recobrar memoria cobriza de un ayer asfaltado de un nada por el todo. Cargando sabores de sucio aromático, peso ideas sin fundamentos pero con vastos lamentos; perdido y embustero, prosigo hacia aquel agujero de cartones capitales o monedas de pecados. Un …