El mito del eterno retorno (Repost) | Cuento (Ciencia Ficción)

(Colaboración mía en el colectivo de Ars Nebulae)

Ars Nebulæ

Lenny escuchaba el sensual sax de aquel hombre corpulento, con brazo robotizado, llamado Raoul; la manera en que presionaba las teclas; la presión de su boca sobre la pipa, su cara morena que se tornaba marrón; todo describía su vida en un estridente show nocturno.

Las luces de neón, como invasoras, acaparaban los colores del ambiente, mientras lo demás se oscurecía en su cara. La cara del ex drogadicto, Lenny Hogan, se desprendió de su cuerpo para trasladarse a otro tiempo, a otro espacio.

Ningún asistente daba cuenta de lo sucedido, ya que, todos se encontraban en la misma situación: eran protagonistas de alguna novela negra, algún drama o thriller, así que cada quien vivía su propio mundo, su propia historia.

 Era seguro que la Muerte deambulaba por aquellos lugares, apuntando en su libreta fúnebre los nombres y destinos fatales de cada uno de los presentes.

La Muerte dejó una…

Ver la entrada original 133 palabras más

La última dona de Rubén (Repost) | Cuento (Absurdo/Ciencia Ficción)

(Colaboración mía en el colectivo de Ars Nebulae)

Ars Nebulæ

Arriba de un cerro, en un bello atardecer, Rubén Miramontes come una dona mientras ve un pintoresco cielo azul y carmesí. Las notas que apuntaba en su memoria que si va a ir a Europa el próximo año, que si se operaría el pene, que si se cambiaría el color de los ojos…

Hasta que un rayo de luz fuera de este mundo lo deja ciego por unos segundos. Algo cae. El suelo tiembla. Recobra poco a poco su vista. La tierra se está agrietando.

-Chingada madre, ¿de dónde vino esa puta luz…?

Se pregunta Rubén cuando.

Una aeronave ha aparecido en aquel cuerpo celeste que carece de color. Una aeronave monstruosa.

La dona de Rubén cae.

Rubén corre. Corre y corre.

“¿Es un sueño? ¿Esto es un puto sueño?”, Rubén se pregunta, “¡A la madre! Otra de esas pinches naves!”; su respuesta no tarda en llegar cuando tropieza, cae…

Ver la entrada original 261 palabras más

Tres cuentos cortos III – Ya los enumeraremos, mejor (Repost) | Cuentos

(Colaboración mía en el colectivo de Ars Nebulae)

Ars Nebulæ

Ámate si quieres amar a los demás… Y ve al cine también

He intentado amarte, pero me he dado cuenta que faltó amarme. Iré al cine a una cita conmigo mismo. No prometo serte fiel conmigo mismo.

Fin.

Una triste historia narrada por un inmortal adolescente enamorado

Ando por el mundo, vagando por él y buscando razones para quitarme este vestido de inmortal y cambiarlo por uno de muerte letal.

Ando que ando sin parar desde la Antigua Roma hasta la Akiwiki  y al final reventar.

Andando, digo, he andado por tus rumbos y un sinfín de otros más, empero que la vida ya no es igual y estos ojos ajados, puertas del alma, viven de más.

El cuento que no cuenta

Y el relato empezaba así: “El Tribunal apreció cierta rigidez en su triste mirada”. Sin embargo, como el cuasicreador de esta historia quería escribir con excelencia el…

Ver la entrada original 97 palabras más

Otros tres cuentos cortos (Repost) | Cuentos

(Colaboración mía en el colectivo de Ars Nebulae)

Ars Nebulæ

Boys do cry

Toma un trago de su bacanora.

No, dos.

Mira al cielo.

Ve un cometa caer.

Se quita la ropa, tira el sombrero vaquero, y rueda con su nuevo vestido azul.

Sale corriendo y grita “¡Auxilio!” por las calles a punto de explotar.

Cultisismo

La película serbia llega a su conclusión.

-Qué pésima. Perdí ciento treinta y seis minutos de mi vida.

Veinte años después se vuelve de culto.

Cyborg escritor justiciero

Chupe chupe y chupe.

Después terminó el día y escribió su opera prima.

A los dos años se casa con una extranjera.

A los cinco gana el nobel.

Y a los diez muere por accidente aéreo, pero dicen que lo planeó el gobierno de su país.

Lo reviven como un cyborg y jura venganza.

Vuela hacia el Palacio Presidencial y en cuanto aterriza: se le acaba la batería.

Por Albert Brown

©Todos los derechos…

Ver la entrada original 1 palabra más